Sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Editorial / Solo se espera decisión de Ovelar

Solo se espera decisión de Ovelar

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Aunque hay un profundo convencimiento de que hubo un quiebre institucional desde el sábado pasado, cuando, en un acto irreflexivo y prepotente, Fernando Lugo hizo jurar como senadores a Rodolfo Friedmann y Mirta Gusinky, que ni fueron electos como tales ni proclamados por la Justicia Electoral, parecería que solucionarlo y hacer que las cosas vuelvan por la senda del Estado de Derecho no será tan complicado.

Según el constitucionalista Juan Carlos Mendonca, el juramento de ambos es un acto nulo, así que basta solamente que Beto Ovelar convoque al plenario y, por mayoría simple, se confirme la anulación de los juramentos. Así que aquí  no hay nada de lo que planteaban los opositores, de que para sacarle los fueros a Gusinky y pueda asumir Nicanor Duarte Frutos hace falta que a ella se le saque la investidura, para lo cual, gracias a la nueva ley, se necesita mayoría absoluta de 2 tercios, es decir, 30 votos, lo cual podría resultar casi imposible.

No hace falta, bastará una mayoría simple, que es la mitad más uno de los presentes. Y no lo decimos nosotros sino un experto reconocido y respetado como Mendonca.

Pero aún hay más; sin ser experto en la materia, pero aplicando el sentido común, el senador Antonio Barrios dijo que, en su opinión, lo que ocurrió fue un error administrativo que debe ser enmendado por un acto administrativo que solucione el problema y elimine el error. A su entender, basta con que el presidente del Senado anule lo hecho por su antecesor, con lo que las cosas volverían a foja cero.

Con esto, el primero que podrá jurar será Duarte Frutos, quien, en su condición de expresidente, no tiene ninguna incompatibilidad para asumir su banca en el Senado. Y aunque Cartes aún no puede hacer lo mismo, puesto que sigue siendo presidente de la República, podrá hacerlo una vez que entregue el mando el próximo 15 de agosto, por lo tanto, ya sea por un acto unipersonal de Ovelar o por decisión del pleno, en el momento de anular el juramento de Gusinky también se debe hacer lo mismo con el de Friedmann, aunque durante un mes y medio el Senado funcione con 44 miembros.

Lo que Ovelar debe entender es que cuanto antes se solucione este grave problema será mucho mejor para el país, ya que tener en su seno a dos personas que no tienen atribución de estar allí le hace daño a la imagen del Senado. Es más, hasta las resoluciones adoptadas en este tiempo podrían luego ser cuestionadas al haberlas tratado en una situación absolutamente irregular.

Por eso no tendría que dejar pasar más tiempo antes de sacar a la cámara de este pozo en el que la hundió la irresponsabilidad y el vedetismo de Lugo, quien, para colmo, está denunciado por usurpación de funciones y desacato. Además, hay rumores de que la situación del exobispo en la cámara está bastante complicada puesto que hay gente que piensa que abusó de sus prerrogativas, incluso gente que en un principio no estaba de acuerdo con el juramento del presidente Cartes y el expresidente Duarte Frutos.

La sesión de esta mañana podría servir para definir una fecha para la extraordinaria que se deberá realizar para que las cosas vuelvan a su estado normal. De esa manera, ni bien se anule el juramento de Friedmann y Gusinky, de manera inmediata podrá jurar Duarte Frutos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Autoblindados, no; intocables

Uno no termina de sorprenderse con las jugarretas de los legisladores, que siempre encuentran algo …