Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / Con toda la prensa en contra

Con toda la prensa en contra

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Sin pelos en la lengua, el precandidato a vicepresidente de la República por Honor Colorado, Luis Gneiting, dijo que el oficialismo pierde “10 a 1” en cuanto al apoyo que pudiera tener el presidenciable Santiago Peña en los medios de comunicación. Resaltó que es impresionante que la prensa solamente publique cosas negativas e ignore de manera alevosa las muchas cosas positivas que realiza el gobierno de Horacio Cartes.

No puede tener más razón el compañero de chapa de Peña. Desde el inicio mismo del proceso preelectoral, cuando el movimiento Honor Colorado lo eligió como quien competirá por la candidatura a presidente de la República, el exministro de Hacienda ha debido soportar agresiones de todo tipo, no solamente de su contendiente Mario Abdo Benítez, sino –fundamentalmente- de los medios de comunicación que pertenecen a Aldo Zuccolillo y Antonio J. Vierci.

Nunca antes se había visto tanto encono en contra de un candidato oficialista, pero esto también tiene su explicación en lo que ha ocurrido en estos últimos 4 años. Resulta que Zuccolillo y Vierci tuvieron que resignarse a perder todos los privilegios que mantuvieron durante largas décadas, sin importar de qué color fuera el gobierno. Es más, hasta durante la dictadura que tanto les molestó durante los últimos años, estos 2 empresarios aumentaron su poder y su riqueza, con el visto bueno del dictador.

Es más, durante muchos años se decía que el diario ABC marcaba la agenda del gobierno, así que Acero no solo conseguía pingues negocios sino que, además, tenía tanto poder que decidía lo que el presidente de turno debía hacer.

Esto terminó con Cartes y desde entonces, tanto él como su compinche circunstancial, Vierci, se volvieron tan recalcitrantes enemigos del gobierno que hasta se siente vergüenza por el descontrol que han impuesto a sus diarios.

Por supuesto que ser opositor para un medio siempre resulta un buen negocio, porque vende más atacar al gobierno que aplaudirlo. Pero hasta ahora, la prensa paraguaya había mantenido cierto equilibrio, poniendo un huevo en cada canasta, a fin de garantizar que sus patrones pudieran seguir gozando de sus privilegios sin importar quien resultare vencedor en las elecciones.

Pero esta vez la situación es bien diferente. Acero y Vierci saben que, si Santi gana las internas y luego las generales, deberán seguir condenados al ostracismo por 5 años más, porque el presidenciable ya dijo, con todas las letras y varias veces, que piensa continuar el sistema de gobierno inaugurado por Cartes en el 2013. Y no quieren saber nada de que eso pudiera ocurrir, por lo cual están dispuestos a encabezar cualquier estrategia que impida el triunfo oficialista el 17 de diciembre.

Por eso no hay nada positivo de Peña y el oficialismo en las páginas de los diarios “principales” del país. Prueba de ello es que, mientras permanentemente son ignorados los varios dirigentes que abandonan la disidencia para pasar a Honor Colorado, publicaron con gran destaque que Óscar Tuma dejó el oficialismo para apoyar al disidente Mario Abdo Benítez.

Pero todo esto es meramente anecdótico, y lo único que hace es resaltar más la figura de Santi Peña, un precandidato joven, inteligente, preparado y honesto, que ha logrado introducirse en el electorado colorado y ciudadano, a pesar de tener a toda la prensa en contra.

Commentarios

comentarios

Mira también

Por mal camino

Lo que se logró durante el gobierno del presidente Horacio Cartes no fue casualidad. Antes …