Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Editorial / Trabajar para el pueblo

Trabajar para el pueblo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Por supuesto que el nuevo periodo de gobierno se está iniciando recién. Lamentablemente, hay que decirlo, en algunos casos, los pasos iniciales no resultan muy convincentes y esperanzadores de que las cosas se harán mejor o que por lo menos se dará continuidad a los logros alcanzados durante la “era Cartes”.

Llama la atención en general el nombramiento de ministros políticos. Al contrario de la “selección” de HC, que en su mayoría eran técnicos, gente especializada del más alto nivel académico, para afrontar la tarea. Y casi todos ellos, salvo un par de excepciones, comenzaron y terminaron el ciclo de gobierno y recibieron el pulgar hacia arriba al concluir su gestión.

Se dirá que el hecho de que sean técnicos no garantiza nada, que lo más importante es la honestidad. Cierto. Sobre todo hay que ser honestos. Pero para algo la gente se prepara, estudia,  se especializa, maneja herramientas propias para la labor que va a desarrollar. En el otro caso, se improvisa, se debe recurrir a asesores, siempre onerosos para al Estado y dando lugar a una situación en la que se difuminan las responsabilidades Es el caso del “experto en divinidad”, Arnoldo Wiens, quien en lugar de apacentar un rebaño de ovejas, por usar un lenguaje bíblico, está aprendiendo a proyectar y administrar obras públicas de gran envergadura, desde el ministerio respectivo.

Quizás en el ámbito donde la preocupación ciudadana sube de punto ante los nombramientos que está haciendo Marito, es en el tema de las binacionales.

Itaipú y Yacyretá son  las riquezas más grandes que tiene el país. Y las únicas “cajas” donde echar mano para tomar dinero fresco y sin ningún tipo de cargas financieras para emplearlo en obras sociales, en un país tremendamente carenciado. Entregó Itaipú a un viejo seccionalero, su exjefe de campaña, en evidente pago de favores políticos. Entregó Yacyretá al expresidente Nicanor Duarte Frutos, para que éste se apee de su justo reclamo a una banca activa en el Senado, para que de este modo no sea un “mal ejemplo” que le abra también la puerta a HC.  Dos políticos en lugar de dos técnicos, Spalding y Recalde,  quienes ejecutaron  al pie de la letra, las instrucciones recibidas de su jefe, el presidente de la República. Cortar todos los “chorros”, suprimir los maletines y emplear todo ese dinero en obras sociales. Prepárese el lector que vamos a anotar aquí el “ahorro” que se logró a instancias de Cartes.

En los cinco años del Gobierno, Itaipú ahorró más de 60 millones de dólares en alquileres de autos y aviones, más de 25 millones de dólares en publicidad (lo que tanto molestó a ABC), 23 millones de dólares en viáticos, seis millones en combustibles y otros rubros, lo que permitió un ahorro total cercano a los 130 millones de dólares.

Si sumamos el aporte de Yacyretá, el monto trepa a más de 160 millones de dólares. Es una montaña de dinero que se “tragaban” los muchachos.

Todo eso está en riesgo ahora. ¿Será que se va a poder mantener este nivel de “utilidades” de las binacionales para emplearlos en beneficio del pueblo? Hay mucha “clientela” esperando su pedazo de la torta.

Paramos aquí. La historia nos contará su verdad. Por el momento, digamos solamente que…empezamos mal.

Commentarios

comentarios

Mira también

Autoblindados, no; intocables

Uno no termina de sorprenderse con las jugarretas de los legisladores, que siempre encuentran algo …