Viernes , noviembre 16 2018
Inicio / Columnistas / Tras las rejas no, en una jaula

Tras las rejas no, en una jaula

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Cirilo Ibarra Enciso.
Cirilo Ibarra Enciso.

Este Walberto Zárate, que fue destituido de la intendencia de Mariano Roque Alonso (2009), por supuesto escandaloso robo durante su administración y que hoy funge de concejal, no debería estar tras las rejas, sino en una jaula.

En un país, si la Justicia actúa con una mínima seriedad, un personaje como éste Zarate no debería estar libre. Aunque su caso, teniendo en cuenta el primer párrafo, debería ser tratado en el ámbito del Jardín Botánico y que sea llevado hasta allí.

Sus actuaciones no son propias de una persona y hasta parece que el famoso cantante brasileño, Roberto Carlos, se ubicó en lugar de un personaje como Zárate para inspirarse en su canción  “El progreso”, que en una parte de su letra dice “quisiera ser civilizado como los animales”.

Walberto Zárate ya obtuvo de vuelta hace unos días su momento de “fama”, cuando atropelló una empresa de plásticos de manera absolutamente indebida. Haciendo gala de su prepotencia y de su total desubicación, ingresó al local y tuvo fuerte altercado con el propietario e incluso llegó a escupir en la cara al empresario.

Walberto Zarate estuvo acompañado por otro concejal de la ciudad, Andrés Caballero, quien prácticamente abaló la actuación de su colega, pero por lo menos se limitó a observar el bochornoso espectáculo del impresentable “autoridad” municipal, quien supuestamente intervino por una contaminación ambiental.

Oli Mateucci, responsable de la empresa, informó que la situación de la misma ya pasó a otro ámbito, porque el ente que debe intervenir en el caso, la Secretaría del Ambiente (Seam), ya tiene sumario abierto a raíz de la denuncia por el presunto daño ambiental.

Cuando se difundió este caso, una vez más surge la pregunta ¿Cómo es posible que una “persona” como ésta siga libre? Walberto Zárate debe ser el que tiene mayor número de causas judiciales. Estas van desde denuncia por supuesto abigeo, por atropello de inmueble, porque fue mentor de ocupaciones como líder de asentamientos, llegando hasta el proceso por el presunto robo de unos 5.000 millones de guaraníes durante su gestión como intendente roquealonseño (2006-2008).

También sus causas pasan por querella por amenaza de muerte, atropello al hospital distrital de Roque Alonso, acoso sexual en la Municipalidad, entre otras. Hasta se encontraron en su camión transportador de ganados vacunos presumiblemente robados.

Y ni hablar de los desórdenes de los que fue protagonista en las vías públicas. El año pasado nomas también fue filmado agrediendo en un agente de la Policía de Tránsito de la Municipalidad.

Pero con lo último que hizo, atropellando una empresa, la ciudadanía se encargó de dedicarle adjetivos de gruesos calibres en las redes sociales. Los más “suaves” fueron “jaula para este animal”, “que concejal va ser este carruaje”, “que se puede esperar de esta rata”, “ejemplo de políticos prepotentes e ignorantes”, “puerco que vive a costilla del pueblo” y muchas otras cosas más.

Alguien dijo “cada pueblo tiene a la autoridad que se merece”. Pero ¿Será que Roque Alonso se merece una “autoridad” como éste? “Es difícil creer que un payaso ridículo, un aparato, carruaje, lunático, sucio, energúmeno haya ganado un espacio en la Junta Municipal”, manifestó César Domínguez en su cuenta de Facebook. Y con esos calificativos… ya no queda nada que agregar.

Commentarios

comentarios

Mira también

Hoy se realizarán las primeras audiciones de obras de instrumentos de viento por parte de estudiantes de la Facultad de Arte de la UNA. (IPParaguay).

Estudiantes de música estrenan obras en ciclo de cámara de OSN

ASUNCIÓN.- Estudiantes de la carrera de música de la Facultad de Arte de la Universidad …