Martes , noviembre 20 2018
Inicio / Impreso / Trump y Kim Jong-un, a la hora de la verdad

Trump y Kim Jong-un, a la hora de la verdad

El líder norcoreano Kim Jong-un y su par Donald Trump.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Tras 18 meses de insultos, guiños y amenazas, la ciudad-Estado de Singapur se apresta a acoger este martes un acontecimiento histórico. El impredecible, incoherente y temperamental Donald Trump, dotado de armas atómicas, va a reunirse con el dictador norcoreano Kim Jong-un, que anhela convertirse en una de las potencias en armas nucleares. Precisamente por ser una cumbre tan disparatada, no puede descartarse que derive en un acuerdo al estilo de los nuevos tiempos: rodeado de espectáculo, pero con escaso contenido.

SINGAPUR.- En términos generales, la negociación entre ambos líderes girará en torno a la desnuclearización de Corea del Norte. Para Washington, se trata del desmantelamiento completo, verificable e irreversible -CVID, una política ya acuñada hace 15 años- del arsenal atómico de Norcorea.

Pyongyang habla de un proceso progresivo que derive en la desaparición de las armas atómicas en la península coreana, y eso incluye a Corea del Sur, donde EE.UU. mantiene bases habitadas por 28.500 soldados y donde realiza entrenamientos militares periódicos: mantuvo armas atómicas durante 33 años antes de su completa retirada, en 1991.

El Norte ha llegado a mencionar que su desnuclearización debe producirse en un contexto global, lo cual implicaría el desarme de Estados Unidos, China o Rusia: de ahí la importancia de los detalles del acuerdo. En cualquier caso, una cosa es prometer la desnuclearización y otra muy distinta llevarla a cabo y permitir que sea verificada de forma independiente en una dictadura tan hermética como la norcoreana. Para Washington, se trata de desactivar la amenaza directa que plantea Pyongyang, que el pasado año probó con éxito su primer ICBM coincidiendo con el Día de la Independencia norteamericana.

A cambio de su desnuclearización, el régimen de Kim Jong-un exige garantías de seguridad que le permitan mantenerse en el poder: es decir, que no vaya a ser derrocado como lo fueron otros “aliados” norteamericanos como Sadam Husein o Muamar Gadafi. También se refiere a un proceso de concesiones recíprocas, en velada referencia a un eventual levantamiento de sanciones.

Trump ha aventurado que el encuentro podría arrojar un acuerdo de paz que ponga fin a la Guerra de Corea, inconclusa desde 1953, cuando se firmó el armisticio. Para que sea algo sólido, un acuerdo de paz requiere la firma de Corea del Sur y de China y ninguno de sus presidentes acudirá a Singapur. Una paz coreana despojaría de sentido a la presencia militar norteamericana en la península.

¿Por qué tanto interés en el encuentro? Donald Trump y Kim Jong-un, persiguen ambiciones personales. El líder de Estados Unidos pretende demostrar que su sísmica aproximación a la diplomacia convencional -su “diplomacia por instinto”- funciona e incluso puede dejar un legado histórico que le equipare a otros presidentes y, en particular, a su detestado Barack Obama, el cual le advirtió durante su reunión de traspaso de poderes que Corea del Norte era el principal desafío para la seguridad norteamericana.

Haya o no acuerdo, Kim logra con este encuentro un hito histórico. Por primera vez en su Historia, Pyongyang es tratada como una potencia de primer orden, a la altura de Washington, algo que no habían logrado su padre ni su abuelo, Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte. El joven dictador demuestra que la pertenencia al club nuclear conlleva ventajas, entre ellas la inmediata rehabilitación internacional.

DONALD CREE QUE LAS COSAS IRÁN “MUY BIEN”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo en la víspera que él cree que las cosas irán “muy bien” en la cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, que tendrá lugar este martes en Singapur.

“Como sabe, tenemos una reunión muy interesante mañana concretamente (este martes) y creo que todo va a salir muy bien”, declaró el mandatario norteamericano al comienzo de un almuerzo de trabajo con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

Trump le expresó a Lee, el líder de la ciudad-estado que acoge la cumbre: “Agradecemos su hospitalidad, su profesionalidad y su amistad”.

El mandatario estadounidense mantuvo una breve reunión a solas con Lee, que había recibido este domingo a Kim, y después un almuerzo bilateral junto a miembros de sus respectivos equipos.

Poco antes del encuentro, Trump había escrito en su cuenta de Twitter que hay “entusiasmo en el aire” en Singapur ante su esperado encuentro con el líder norcoreano.

La Casa Blanca anunció este lunes la delegación que acompaña a Trump en este viaje. El presidente está acompañado por el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que ha mantenido ya dos reuniones con Kim en Pyongyang; y por su asesor de seguridad nacional, John Bolton, cuyas declaraciones sobre la cumbre han irritado a Corea del Norte.

POMPEO ANUNCIÓ QUE OFRECERÁN “GARANTÍAS DE SEGURIDAD ÚNICAS”

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este lunes que su país está dispuesto a ofrecer “garantías de seguridad únicas” al gobierno de Corea del Norte si éste acepta comenzar una “desnuclearización completa, verificable e irreversible”.

Un día antes de la anticipada cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, el funcionario dijo desde Singapur, donde hoy tendrá lugar el encuentro, que las conversaciones previas estaban “avanzando más rápido de lo esperado”.

“Tomaremos acciones para proveerlos de las certezas suficientes para que se sientan cómodos en cuanto a que la desnuclearización no es algo malo para ellos”, señaló Pompeo. “Por el contrario, llevará a un futuro mejor y más brillante para el pueblo de Corea del Norte”, agregó.

Sin embargo, indicó también que su gobierno solo admitirá una desnuclearización completa, en aparente referencia a los rumores de que pudiera llegarse a un acuerdo para desmantelar solo los misiles balísticos de largo alcance.

“Estas garantías serán diferentes y únicas” a las que los Estados Unidos estaban dispuestos a ofrecer antes, dijo el secretario de Estado.

“Soy muy optimista de que vamos a tener un desenlaces exitoso con ambos líderes. Hay solo dos personas que pueden tomar decisiones de esta magnitud. Esas personas se sentarán en una habitación mañana”, concluyó.

Commentarios

comentarios

Mira también

Durante el acto de presentación de los equipos y los especialistas del área de la Fundación Tesãi.

Fundación Tesãi da otro salto gigante en la medicina moderna

El nuevo equipo de estimulación magnética transcraneal, único en Paraguay por sus características  para el …