Jueves , diciembre 13 2018
Inicio / Impreso / Velázquez ni quería que caiga Ulises y contradijo a Marito

Velázquez ni quería que caiga Ulises y contradijo a Marito

Hugo Velázquez, vicepresidente de la República.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

ASUNCIÓN.- ¿A quién creerle? ¿Al presidente, que asegura que las investigaciones deben avanzar “caiga quien caiga”? ¿O al vicepresidente, que salió públicamente a defender a Ulises Quintana, por ser “solo el abogado de Cucho”?, cuando en realidad lo protege porque es chancho del chiquero añetete.

Aunque posteriormente se agregaron varios otros indicios, lo primero que hizo sospechar del vínculo del diputado añetete Ulises Quintana con el presunto capo narco Reinaldo Cabañas, fue la intervención del legislador en una barrera policial, en donde consiguió la liberación de casi 200 mil dólares, enviados por el ahora preso, presuntamente para pago de coimas a fiscales y policías.

Este hecho fue justificado por el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, integrante también del Movimiento Colorado Añetete que lidera el presidente de la República, Mario Abdo Benítez. Según el integrante del Ejecutivo, Quintana solamente “estaba ejerciendo el rol de abogado, no de político. Es diputado pero también ejerce la profesión de abogado”.

Como si no fuera bastante metida de pata y desconocimiento visceral del ordenamiento jurídico, añadió que “está habilitado para hacer esto”, lo cual es mentira ya que la Constitución solamente permite que un legislador sea docente o investigador. A no ser que ahora resulte que el diputado abdista se dedica a la investigación sobre el narcotráfico, allí también está violando preceptos constitucionales.

Pero el tema es mucho más profundo ya que, lo mínimo que se espera de una dupla presidencial es que tengan posturas, si no comunes, por lo menos coincidentes, sobre temas que resultan fundamentales para el correcto funcionamiento de las instituciones. Y faltando días para que se cumpla un mes de este nuevo gobierno, pareciera que las diferencias entre el presidente y su copiloto son abismales.

Abdo Benítez llegó hasta el lugar en el que había caído Cabañas a felicitar a las fuerzas de seguridad intervinientes, y prometió que no se toleraría ningún delito, mucho menos de narcotráfico, así “caiga quien caiga”. Y menos de una semana de que esto ocurriera, he aquí que el vicepresidente desmiente abiertamente esta promesa y se muestra protector de Quintana, solamente porque pertenece a su movimiento político.

Commentarios

comentarios

Mira también

El líder iraní Hasan Rohani y el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Estados Unidos fustiga a Venezuela por nexos con actores “sórdidos”

El coordinador de Estados Unidos contra el terrorismo, Nathan A. Sales, dijo el miércoles que …