Martes , septiembre 25 2018
Inicio / Columnistas / Viejo y destartalado Juzgado

Viejo y destartalado Juzgado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Es sabido que los Juzgados de Paz de nuestro país tienen locales muy antiguos y bastante deteriorados. Sin embargo, ninguno debe ser comparable con el de Mariano Roque Alonso, que presenta un estado lamentable y no solamente por su aspecto edilicio, sino también por la atención que brinda.

Muchas veces las condiciones de una oficina hasta pueden pasar desapercibidas, cuando la atención es por lo menos cálida, que tenga por objetivo dar respuesta de manera oportuna, eficaz y eficiente.

Pero lastimosamente tal cosa tampoco se observa en la sede del Poder Judicial roquealonseño. Al contrario, la falta de respeto a la gente es increíble, hasta horas esperan muchas personas que acuden allí en busca de, tal vez un simple certificado de autorización para viajar un menor al exterior.

En estos días, en que se suceden los viajes de egresados a países vecinos, son varios los padres que concurren al Juzgado de Paz de Roque Alonso buscando los permisos.

La rutina en la referida oficina: Apertura a las 7 horas y la llegada de los funcionarios se realiza paulatinamente entre esa hora y las 7:30. La primera tarea consiste en la preparación del mate, luego la limpieza, porque supuestamente no se tiene rubro para limpiador o limpiadora. Y así pasa el tiempo hasta las 8.

Mientras tanto, las personas que esperan no tienen otra opción que contemplar todo los alrededores y pueden apreciar que el edificio está en total ruina. Paredes deterioradas, pisos hundidos y el único sanitario que funciona no superaría ni el mínimo examen de sanidad.

En tanto que en una dependencia se observa que los expedientes se “pudren” y los equipos instalados en las oficinas son totalmente obsoletos.

Por ejemplo, el formulario denominado “Autorización para viaje al exterior” es llenado por una vieja y destartalaba máquina de escribir. Es evidente que aún está lejos la informatización del sistema y el servicio en esta oficina.

Y cuando por fin  se llena el formulario, la secretaria informa que el juez Carlos Darío Bogado Cuéllar, llegaría recién a las 11 más o menos para firmar y que no hay otra opción que esperar. Es decir, hay que perder toda una mañana en el viejo edificio, impropio de una oficina pública.

De ahí el documento debe ser trasladado al Palacio de Justicia, para su legalización, a través de la Secretaría General de la Corte Suprema de Justicia. Igualmente se debe presentar en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La actual intendenta municipal, Carolina Aranda (PLRA), tal vez en su afán de figuretismo, gestionó una firma de convenio entre la Corte Suprema de Justicia y la Municipalidad de Mariano Roque Alonso. La comuna asumió el compromiso de gestionar y otorgar un predio adecuado para la construcción de las futuras sedes edilicias de las distintas reparticiones judiciales.

Pasaron más de seis meses de aquel compromiso asumido y esta es la hora en que nada se sabe sobre el predio. Eso sí, se sabe que la Intendencia y la Junta Municipal siguen aprobando “ventas” de varios terrenos municipales.

Así va ser muy difícil cambiar el panorama en el servicio del Juzgado de Paz en esta ciudad. Seguirá todavía “firme” y por mucho tiempo el viejo y destartalado edificio, bien complementado por la pésima atención de sus funcionarios.

 

Commentarios

comentarios

Mira también

Patricia Lima, Josefina Mercado y Tania Domaniczky.

“Plaza Fashion Show” para sentir la primavera, en Shopping Jesuítica

“Plaza Fashion Show”, se denominó el evento que desarrolló el Shopping Jesuítica para dar la …