Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Columnistas / Vividores al margen de la ley

Vividores al margen de la ley

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Quienes viven al margen de la ley, no pueden ser otra cosa que vividores o potenciales delincuentes. De alguna u otra manera deben estar metidos en robo, fraude, asalto, droga y tal vez hasta pueden llegar a matar, como serían los constantemente perseguidos por la justicia penal.

Pero están también los otros, aquellos quienes aprovechando las tramas más injustas de la sociedad, buscan tener rentabilidad económica a través de delitos más disfrazados y cuyos protagonistas serían los “de guante blanco”.

En nuestro país existen muchos vividores, parásitos camuflados en organizaciones que supuestamente “trabajan” en defensa de la ciudadanía. Y a ellos no les resulta difícil asociarse, porque son de la misma calaña o porque “hablan” el mismo idioma.

Durante los últimos acontecimientos en nuestra capital, volvieron con todo al tapete muchos de los sinvergüenzas, corruptos, que se creen impolutos y se asocian con “honorables” senadores.

 

Cuando se hace una descripción así, más de un lector ya debe estar pensando en ese grupo que sus miembros denominaron “Ya estamos cansados de sus leyes”, por ejemplo. Ellos también quisieron hacerse sentir en la noche del viernes último, tal vez como fieles serviles de quienes fueron autores morales de atropellos y destrozos perpetrados. Pero ellos pasaron totalmente desapercibidos con la insignificante caravana, aunque llamaron la atención por el desfile de lujosos vehículos. ¿De dónde sacaron?

No se puede decir y ni se debería decir que esta organización se encuentra entre esas sociedades creadas para delinquir. No parece, aunque no se puede negar que su fin podría ser el mantenerse al margen de la ley.

Su misma denominación podría delatarla, porque menciona “sus leyes”, dejando entender que las legislaciones de nuestro país no son para ellos. Y conociendo a sus principales “dirigentes”, no estaría mal investigar cual es el verdadero objetivo de la referida organización.

Por ejemplo, al conocer la familia de Leo Florentín, vicepresidente de “Ya estamos cansados de sus leyes”, ya comienzan los comentarios antojadizos. Y aunque se pueda aclarar que los parientes no se eligen, no se debe ignorar tampoco ese refrán que dice…“dime con quien anda y te diré quién eres”.

El padre de Leo Florentín es Sinforiano Florentín, quien fue director de Transito de la Municipalidad de Fernando de la Mora y el mismo fue destituido del cargo por supuestamente obligar a varios agentes municipales a coimear. Habría exigido a 10 uniformados traerle diariamente una buena suma de dinero. La reacción de uno de los denunciantes fue con esta expresión: “Solamente en Paraguay un tolongo como éste puede ser jefe”.

Asimismo, vale recordar a Rocío Florentín, hermana de Leo. Fue denunciada por el robo de combustibles en la Secretaría Nacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad (Sinadis). Ella, como responsable de esa institución, debió explicar como mínimo por qué fueron facturados combustibles para móviles “chatarras”, sin uso.

Por estas y otras razones, llama la atención cuando este Leo Florentín se pasa criticando actos de corrupción. Pero hasta ahí no hay problemas, porque eso es deber y derecho de todo ciudadano, pero no debe ser puro bla bla bla, pues lo que en verdad se rechaza es la corrupción ajena. La propia, ni se percibe como tal.

Y estos de “Ya estamos cansados de sus leyes”, que se adjudican la vocería de la sociedad y sin tener autoridad ética para pedir renuncias o exigir castigos, siguen actuando orondamente, quien sabe con qué protección.

Eso sí, existen sospechas sobre esa protección, porque sus miembros se pasan “de la mano” con el senador Eduardo Petta y tanto Leo Florentín, como el presidente de la organización, Alberto Benito Meza, apodado “Bodoque”, sostienen que ellos lograron la aprobación, en el Senado, del proyecto de Ley “General de Tránsito y Seguridad Vial”, impulsado por Petta.

Y el mismo senador y los dos mencionados, Meza y Florentín, ponen en vigencia eso de “miente, miente y miente que algo quedará”.  Este es el caso relacionado a las licencias de conducir. Ellos aseguran que “las municipalidades podrán llamar concurso para elegir quien confeccionará las licencias y en consecuencia las municipalidades tendrán más ingresos para mejoras en sus municipios, en vez de que vayan a parar a bolsillos particulares”.

Esa mentira quiere hacer creer a la gente, pero no se dan cuenta que están tratando de “imbécil” al pueblo. ¿O será que es quien que confeccionará las licencias de conducir hará el trabajo gratis?  Basta “honorables” miembros de “Ya estamos cansados de sus leyes”, dejen de hacer populismo barato y dejen de recibir apoyo de un “cigüeñero”, sobre quien pesa pedido de investigación por supuesto tráfico de drogas. ¿O es que también están en el mismo negocio?

Y si son tan “honestos”, como dicen, se le recuerda que “no basta ser honestos, también hay que parecerlos”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”.

“Cabildo: patrimonio de sueños e historias”

ASUNCIÓN.- El lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”, primer concurso a …