Vehículo en el que se desplazaba el entonces vicepresidente, Luis María Argaña, cuando sufrió el mortal ataque. Para ABC, el político colorado ya estaba muerto.
Inicio / Impreso / Hace 19 años asesinaban a Argaña y se daba inicio a la “semana trágica”

Hace 19 años asesinaban a Argaña y se daba inicio a la “semana trágica”

Luis María Argaña, vicepresidente asesinado.
Luis María Argaña, vicepresidente asesinado.

Hoy se cumplen 19 años del magnicidio que terminó con la vida del vicepresidente Luis María Argaña. Si bien la sociedad y casi todos los medios coincidían en que fue un atentado el que lo mató, el diario ABC, fiel al entonces general Lino Oviedo, poco después de los hechos lanzó la teoría de que el político ya estaba muerto y que todo no fue más que una farsa.

ASUNCIÓN.- El 23 de marzo de 1999 el caos ganó al país. El asesinato del vicepresidente dejó a todos paralizados, no pudiendo creer que eso estuviera ocurriendo en Paraguay. La situación previa era de mucha crispación política. La actitud del presidente Raúl Cubas Grau, quien, 3 días después de asumir, el 18 de agosto del año anterior, había liberado de la prisión a Lino Oviedo, había molestado a un gran sector de la ciudadanía que percibía que el jefe de Estado no sería más que el escudero del conflictivo y peligroso exgeneral.

Por eso, en marzo, apenas reiniciado el período legislativo, se empezó a negociar el juicio político a Cubas, y en eso se estaba cuando el asesinato de Argaña cambió el escenario y le dio un giro definitivo. Luego del asombro inicial, la ciudadanía empezó a movilizarse. Primero fueron los jóvenes argañistas quienes llegaron a la plaza y ni bien se empezó a identificar a Oviedo como el autor moral del magnicidio, mucha gente, de diferentes partidos, movimientos e, incluso, independientes, empezaron a llegar a la plaza frente al Congreso.

La hipótesis planteada, que fue siendo sustentada posteriormente con pruebas, decía que la idea de asesinar a Argaña era convocar a la elección de un nuevo vicepresidente, previendo que fuera electo Oviedo, quien quedará primero en la línea de sucesión. De esa manera, luego renunciaría Cubas y quedaría él, el mesiánico exmilitar, como presidente de la República. Lo que no pudo conseguir ni por las urnas ni por uno de sus varios intentos de golpe de Estado, quería lograr eliminando de su camino a quienes lo molestaban y mostrándose como alguien obediente a la Constitución.

Esto caló hondo en la ciudadanía y casi todos los medios. Pero no al diario de Aldo Zuccolillo, íntimo amigo de Oviedo, quien utilizó su diario para enturbiar todo el proceso a fin de evitar a toda costa que el cuate pagara por los delitos que cometió.

Poco después del Marzo Paraguayo, ABC empezó su campaña intentando convencer de que Argaña ya estaba muerto en el momento del supuesto atentado, desechando la opinión de renombrados médicos que participaron en su autopsia. Decía que había muerto la noche antes en brazos de una amante, y que todo lo ocurrido ese día fue un montaje para perjudicar a Oviedo.

Más allá de su empeño, la teoría de ABC no tuvo demasiada aceptación en la ciudadanía y, pensándolo fríamente, fue el inicio del declive que tuvo y sigue sufriendo el diario de Zuccolillo, al perder la credibilidad de los lectores.

MARZO PARAGUAYO: COSTÓ VIDAS JÓVENES, PERO SALVÓ A LA REPÚBLICA

Aún ahora hay personas que reniegan del Marzo Paraguayo y del alto costo en vidas que tuvo que pagarse para que luego, el gobierno de unidad nacional que asumió al renunciar Raúl Cubas, fuera una verdadera decepción. Sin embargo, el saldo sigue siendo positivo puesto que se salvó a la República del claro retroceso que iba a tener si Lino Oviedo alcanzaba el poder.

Es imposible discutir con quienes dicen que todos los que asumieron en ese gobierno que pretendió concentrar a todas las fuerzas políticas democráticas fueron una gran decepción. Pero de allí a decir que el Marzo Paraguayo no valió la pena y que los jóvenes que murieron lo hicieron inútilmente, hay un gran trecho.

Quienes asumieron las riendas del gobierno después de la renuncia de Raúl Cubas Grau no estuvieron a la altura de las circunstancias. Pero, si la ciudadanía no hubiera impedido, con su sangre, que la ambición de Lino Oviedo se concrete y él quedara al frente del gobierno, el retroceso hubiera sido terrorífico y las futuras generaciones nos lo hubieran demandado. Sin importar lo decepcionantes que resultaron los integrantes del gobierno que fue desde 1999 al 2003, los que pretendían apoderarse del país eran mucho peores.

Escenas de violencia durante el denominado Marzo Paraguayo, que le costó la vida a varios jóvenes. (Foto internet).
Escenas de violencia durante el denominado Marzo Paraguayo, que le costó la vida a varios jóvenes. (Foto internet).

Commentarios

comentarios

Mira también

Lunes con ambiente frío a fresco y vientos del sur

ASUNCIÓN.- Para este lunes, la Dirección Nacional de Meteorología anuncia un día frío a fresco …