martes , mayo 26 2020
Inicio / Mundo / Al menos 125 hectáreas de bosque fueron destruidas por ruptura de represa

Al menos 125 hectáreas de bosque fueron destruidas por ruptura de represa

El hecho se produjo tres años después de que la ruptura de los diques de la minera Samarco provocara la mayor catástrofe ambiental de Brasil.

BRASIL.- Según denunció este martes la organización WWF, la ruptura el pasado viernes de una represa de desechos mineros de la compañía brasileña Vale, que dejó hasta ahora 65 muertos y 288 desaparecidos, también provocó una tragedia ambiental, ya que destruyó al menos 125 hectáreas de bosques.

El cálculo del área de bosques destruida tan sólo en el primer día de la tragedia, equivalente a un millón de metros cuadrados o 125 canchas de fútbol, fue hecho por la organización internacional de defensa del medioambiente con base en el análisis de imágenes de satélite antes y después del vertido.

Una de las represas de Vale en una mina de hierro en jurisdicción de Brumadinho, municipio en el estado de Minas Gerais, se rompió en la tarde del viernes y un río con residuos minerales y lodo sepultó las instalaciones de la propia empresa y diversas viviendas en áreas rurales.

Los residuos minerales se esparcieron por una amplia área rural, sepultaron cultivos, bosques y cursos de ríos, y aún siguen avanzando, a una velocidad de un kilómetro por hora, por lo que se teme que puedan llegar hasta el Sao Francisco, uno de los principales ríos de Brasil.

El área vegetal destruida, por lo mismo, también aumenta a cada día.

De acuerdo con WWF (Fondo Mundial de la Naturaleza, por sus siglas en inglés), el área afectada en el primer día de la tragedia es de formación forestal del Bosque Atlántico, uno de los principales ecosistemas de Brasil, por lo que el vertido dejó desconectados o aislados bosques interdependientes.

Según WWF, una de las pérdidas definitivas provocadas por la tragedia es la vida en los ríos tomados por el lodo, ya que las especies acuáticas no consiguen sobrevivir en esas condiciones.

La organización agregó que es imposible calcular cuándo se diluirán en el agua todos los sedimentos arrojados por el vertido.

Para WWF, el vertido también afectará el abastecimiento de agua en ciudades que dependen del río Paraopeba, así como el funcionamiento de hidroeléctricas instaladas en las cuencas por donde el lodo pasará.

La catástrofe provocó daños incalculables a lo largo de 650 kilómetros en la cuenca del río Doce. EFE

Commentarios

comentarios

Mira también

Sudamérica, nuevo epicentro del Covid: los países donde los casos se disparan

BRASILIA. Sudamérica se convirtió en el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus. En las …