Un equipo multidisciplinario busca mitigar el impacto de falta de agua en el Chaco.
Inicio / Impreso / Buscan mitigar impacto social y económico del río Pilcomayo

Buscan mitigar impacto social y económico del río Pilcomayo

Un equipo multidisciplinario de la Secretaría del Ambiente (SEAM), la Fiscalía y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), sigue trabajando en la zona de Margariño, distrito de Mariscal Estigarribia (Chaco), zona afectada por la sequía del río Pilcomayo. Al decir de los técnicos, la situación es “preocupante” por la mortandad de animales silvestres y por su efecto negativo en la ganadería local, aunque aclararon que no llega a la magnitud que se le dio en las redes sociales. El objetivo de esta tarea conjunta es mitigar el impacto ambiental, social y económico, según precisaron.

MARISCAL ESTIGARRIBIA, Chaco.- Según monitoreo del equipo de biólogos de la SEAM, la zona chaqueña de San Jorge está bajo control, aunque no por ello se debe dejar de trabajar en la zona para paliar la situación de sequía que existe a consecuencia del no ingreso de agua por el cauce del río Pilcomayo.

Tras estas dos primeras jornadas de verificación (viernes y sábado) de los técnicos y especialistas, se pudo comprobar que la situación aún no puede catalogarse de “catastrófica”, incluso, el viernes último, tras un recorrido realizado por la zona de la Laguna Escalante, se encontró sólo un yakaré muerto y según comentarios de los pobladores, ese lugar lleva más de 25 años seco, señalaron especialistas de la SEAM.

No obstante, varias son las comunidades económicamente activas que están sufriendo la falta de agua en el Pilcomayo, como el sector de los ganaderos, quienes afirmaron que están pudiendo salvaguardar la vida de sus animales, bombeando agua con máquinas. En tanto, los grupos indígenas y los pequeños productores no saben cómo afrontar el problema, que tiende a agravarse, según dijeron.

Ante las quejas de los pobladores, el MOPC dispuso que varios equipos de perforación de pozos de agua se instalen en la zona, quienes ya están trabajando para mitigar el efecto de la sequía y mantener los niveles de agua en las aguadas, tajamares y humedales a fin de salvaguardar la vida de los animales silvestres afectados.

En tal sentido, los expertos precisaron que el punto crítico y más sensible hallado durante el recorrido es la zona denominada cañada La Madrid, donde se detectaron dos “bolsones de agua dentro del cauce del Pilcomayo”, con gran cantidad de yacarés.

“La sequía del río Pilcomayo deja en jaque todas las actividades económicas de la zona, especialmente la ganadería, que es la ocupación principal de los chaqueños”, dijo a su turno

Zenón Morínigo, quien se mostró preocupado por la falta de agua en la zona. Relató que un tiempo se dedicó al cultivo de cebolla, pero luego fracasó teniendo en cuenta que esta situación (la escasez de agua) no es nueva en la zona.

 “Los productores con mayor capacidad económica bombean el agua de la tierra, pero solo hasta 15 metros de profundidad, debido a que más allá el agua ya es salada y, por ende, inutilizable”, enfatizó Morínigo al tiempo de informar que la realización de estos trabajos son muy costosos. “Estas estructuras que por el momento salvan al ganado, cuestan como mínimo G. 10 millones”, precisó.

Ante estos hechos, el equipo interdisciplinario conformado por la SEAM, MOPC y Ministerio Público, coordinan tareas con el principal objetivo de preservar la vida y conservación de la fauna silvestre existente en la zona, así como dar respuestas a los moradores de diferentes localidades, especialmente a aquellos con menos recursos económicos, dijeron.

Commentarios

comentarios

Mira también

Levantan la última estructura metálica de las líneas de 500kV que interconectarán las subestaciones Itaipu e Yguazu

ALTO PARANÁ.- Este domingo fue erguida la última estructura metálica del proyecto de construcción de …