Quinto día del novenario en honor a la Virgen Nuestra Señora de Caacupé.
Inicio / Impreso / Caacupé: La sociedad ya no quiere vivir las heridas del pasado, afirman

Caacupé: La sociedad ya no quiere vivir las heridas del pasado, afirman

El administrador diocesano de Villarrica, presbítero Waldemar Sánchez, mencionó que el país tiene muchas heridas del pasado que la sociedad ya no quiere vivir en el presente y mucho menos en el futuro. Se refirió específicamente a la dictadura que tanto daño causó y cuyas consecuencias se siguen viviendo actualmente, expresó. Fue durante el quinto día de novenario en honor a la Virgen de los Milagros de Caacupé.  El religioso además habló sobre la inseguridad, la violencia, la pobreza, la falta de trabajo y la gran necesidad de encontrar a Cristo para sanar las heridas sociales. Instó a los jóvenes a alejarse de los vicios, las preocupaciones y los excesos.

CACCUPÉ.- El tema desarrollado en la Basílica de Caacupé ayer sábado por el presbítero Waldemar Sánchez, fue “Jesús llama a los jóvenes a un seguimiento por el camino de la cruz”.

El religioso mencionó que “tenemos tantas heridas sociales como la inseguridad de todo tipo, la violencia, la miseria, la pobreza, los secuestros, la falta de trabajo digno y la oportunidad para todos, frutos por una ausencia del Estado o el desinterés de las autoridades de turno, o por la corrupción generalizada estas heridas necesitan ser sanadas en la cruz de Cristo”.

Por otro lado, dijo que no existe la vida cristiana sin la cruz, instando a no dejarse llevar por los vicios, las preocupaciones, los excesos y por el dinero.

Al respecto manifestó que “Jesús nos exhorta hoy a estar prevenidos y a orar incesantemente a fin de poder seguirlo por el camino de la cruz”.

En otro momento hizo un mea culpa, trayendo a colación las heridas eclesiales propias de la debilidad humana, pero también de unas estructuras caducas que necesitan ser cambiadas, fruto de una iglesia que mira a sí misma y que su preocupa más del confort a que a salir al encuentro de la ovejas perdidas.

“Si queremos seguir a Cristo necesariamente debemos seguir sus pasos. El mismo nos ha dicho, el que quiera seguirme niéguese a sí mismo tome su cruz y me siga. Esto implica que no hay una vida cristiana sin la cruz, esta afirmación puede parecernos pesada muchas veces, hasta tal punto a querer renunciar las cruces de cada día”, reflexionó.

Sánchez impulsó a los feligreses a no seguir un camino fácil. “Vale la pena entregar la vida por el bien de nuestros hermanos, vale la pena seguir luchando aunque nuestro trabajo pareciera que no vale la pena”, señaló.

Tomó por ejemplo a los santos que supieron tomar el camino de la cruz y que así también los jóvenes deben optar entre el cuidado, la acogida o el abandono.

Recordó a la Venerable Chiquitunga, que decía: “Qué bien es estar con Jesús, cuando se está contigo, alabándote, bendiciéndote, adorándote, besándote”, expresó.

Commentarios

comentarios

Mira también

Covid-19: “Esperamos que la gente entienda que las vacunas son la luz en este camino”

El director de la XI Región Sanitaria, Roque Silva, pidió a la ciudadanía no tener …