Carlos Ibáñez, sacerdote argentino acusado por abuso sexual.
Inicio / Impreso / Cada vez hay menos monaguillos en la Iglesia

Cada vez hay menos monaguillos en la Iglesia

La Iglesia Católica se ahonda en crisis en nuestro país, tras las series de denuncias de casos de pedofilias y acosos sexuales, ha perdido credibilidad, sobre todo es repudiada por la impunidad a la que incurren sus máximos representantes. Unas de las repercusiones, que llegó a descubrir el diario ADN Paraguayo tras una minuciosa investigación, es que los monaguillos cada vez son menos en las sedes de parroquias.

Los monaguillos estarían desapareciendo de la Iglesia Católica, ante los abusos sexuales de los sacerdotes.
Los monaguillos estarían desapareciendo de la Iglesia Católica, ante los abusos sexuales de los sacerdotes.

ASUNCIÓN.- El debacle de la Iglesia Católica en el Paraguay, empezó en el 2007, cuando el obispo en aquel entonces Fernando Lugo Méndez, empezó a incursionar en política y hasta llegó a ser presidente de la República en el 2008. Después empezaron a salir sus “trapos sucios”, que siendo un pastor de Dios, utilizó la sotana para saciar sus bajos instintos, tal es así que aparecieron varios hijos engendrados por él, durante su obispado.

Esta vergonzosa situación para la Iglesia Católica más adelante estuvo acompañada de las sucesivas denuncias de acoso, coacción y abuso sexual de los sacerdotes en niños y adolescentes. Lo lamentables es que, en la mayoría de los casos, los mismos representantes de  la   Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), encabezados por Mons. Edmundo Valenzuela, se convirtieron en cómplices de tan deleznables actos protegiendo o encubriendo a los sindicados como responsables.

Incluso los obispos permitieron la “importación”, de sacerdotes pedófilos, como fue el caso de padre Carlos Ibáñez, que fue expulsado de la Argentina y habría estado sindicado como responsable de abusar de varios menores en su país. Sin embargo, acá fue acobijado, se le permitió hacer misa, enseñar en centros educativos, se le brindó todos  los privilegios. Incluso se le colocó en un lugar privilegiado para estar con el Papa Francisco durante su estadía en nuestro país.

Igualmente, en nuestro país se realizaron más de 10 denuncias de abusos contra niños, en donde están metidos la misma cantidad de sacerdotes, de los cuales uno solo fue condenado a 6 años de cárcel y los demás están riéndose de sus víctimas y de la Justicia.

El único sacerdote condenado por abusos en menores es sacerdote Estanislao Arévalo que luego de un intenso alegato, un Tribunal de Sentencia lo halló culpable y deberá guardar prisión durante seis años por un caso que data del año 2013. Debería estar en la cárcel de Emboscada, pero sugestivamente según los datos a los que accedió ADN, está gozando de una celda vip en Tacumbú.

Por otra parte, habría otras denuncias contra un sacerdote de Atyrá, Dpto. de Cordillera, que los obispos estarían tratando de ocultar a toda costa.

Estos repudiables actos de los sacerdotes están también teniendo unas lamentables consecuencias, según un recorridos que realizaron periodistas del diario ADN Paraguayo, por las distintas sedes de la Iglesia Católica de la capital del país (Asunción), los monagillos –jóvenes que ayudan en el servicio del altar- están desapareciendo de estos lugares.

Commentarios

comentarios

Mira también

Agentes penitenciarios apoyan a supuesto abusador y a directora del Buen Pastor

ASUNCIÓN. Un grupo de agentes penitenciarios del Buen Pastor dio su apoyo esta mañana al …