Federico Franco y Fernando Lugo.
Inicio / Impreso / CBI exonera a Lugo y Franco de lo mismo que acusa a HC

CBI exonera a Lugo y Franco de lo mismo que acusa a HC

En su afán de perseguir a Horacio Cartes, la llamada “comisión Messer” ya supera todos los límites de lo grotesco. Ahora afirma que le convocaron Cartes porque fue citado por una funcionaria de Seprelad, lo que no significa nada. La realidad es que acusan a HC de que el brasileño “operó libremente” durante su gobierno, pero eso, además de no haber sido un ilícito en ese momento, ya lo venía haciendo desde las presidencias de Fernando Lugo y Federico Franco, a quienes, sin embargo, no llamarán a declarar.

ASUNCIÓN.- La primera noticia que se tiene de Messer en el país fue, en el 2011, durante el gobierno de Lugo, cuando abrió una cuenta en el Banco Nacional de Fomento, que estaba integrado por funcionarios colocados allí por el exobispo. Operó tranquilo y cuando Federico Franco echó a su jefe y entró por la ventana a la Presidencia de la República, siguió haciéndolo, y así continuó también durante el gobierno de Cartes.

Así que si alguien quiere investigar en serio lo realizado por el brasileño y la legalidad de sus movimientos, debe incluir los 3 períodos, porque durante los mismos se realizaron los mismos controles que establecía la ley de entonces, bastante más tolerante y permisiva que la actual.

Pero nada más lejos de la intención de la CBI presidida por el trucho Rodolfo Friedmann. Ellos no van a convocar a Lugo y Franco, porque “no es la línea de la investigación”, según su titular, lo cual, en otras palabras, significa que la diferencia entre los expresidentes es que Cartes reconoció que Messer era amigo suyo y los otros no lo incluyeron en su círculo de amistades.

Lo cierto es que la real intención de Friedmann y de quienes lo secundan en la bicameral, salvo el liberal Fernando Silva Facetti, quien no solo es el único que entiende de finanzas sino que parece el único “pensante”, es perseguir a Cartes y conseguir que la Fiscalía lo involucre en los negocios de Messer, algo que hasta ahora no consiguen y es lo que les tiene tan nerviosos.

Otra cuestión que hace impensable que Friedmann haga comparecer a Lugo es que le debe el cargo y hasta la vida, ya que, por lo visto, para él su permanencia, ilegal, ilegítima e impensable desde cualquier punto de vista lógico, en el Senado, que parece ser una cuestión de vida o muerte, se la debe al exobispo.

Lo cierto es que ni Lugo ni Franco serán convocados por la CBI, a pesar de que en sus gobiernos se produjo exactamente lo mismo que tanto cuestionan a Cartes. Si esto no es incoherencia y oportunismo, no sabemos cómo llamarlo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Encuesta para definir al intendentable de oposición: Nakayama habla como el elegido

ASUNCIÓN.- El candidato libera Eduardo Nakayama señaló que, entre el martes y miércoles próximo, darán …