lunes , julio 13 2020
Inicio / La visión de ADN / Cerrar el círculo de un “milagro”

Cerrar el círculo de un “milagro”

El reciente gobierno de Horacio Cartes fue el primero que se “atrevió” a meter la mano en esa verdadera “caja de Pandora” que era, desde siempre, el “sistema de transporte urbano”, -¡los famosos colectivos!- de Asunción, encabezando el lote por supuesto, donde la tragedia en esta materia era nivel 1 y a medida que se salía de la capital, para usar el servicio interurbano y el del interior del país, el mal servicio trepaba a grado 10.

El gobierno de HC había hecho varios “milagros”  a esa altura de los acontecimientos (como el prodigio de bajar el precio de los combustibles, por ejemplo), así que cuando se produjo el anuncio de que iban a cambiar las cosas, también en ese caos que había durado toda la vida de mucha gente, “así nomás luego tiene que ser”, ya no hubo tantos incrédulos. Dicho y hecho. Habilitaron una millonaria línea de financiamiento estatal para los “pobres transportistas” y los obligaron, literalmente, a renovar sus unidades por otras flamantes, amplias, con aire acondicionado, que pasaban siseantes al lado de la gente en las paradas. Lanzaron a la calle el servicio diferencial, a un precio un poco más elevado y mantuvieron el servicio tradicional, las “chatarras” con el boleto más económico y con la promesa de ir sacándolos poco a poco de circulación.

Las cosas mejoraron ostensiblemente y el panorama cambió para siempre.

Ya en aquella época se había empezado a hablar también de la necesidad de trascender hacia el billetaje automático o el boleto electrónico, ya que este asunto era otro de los ingredientes de aquella torta social tóxica que tanto importunaba a la gente.

El nuevo sistema que implica cambiar los hábitos de la gente, incluso, no se podía lograr de la noche a la mañana, por ello se fue postergando hasta que ahora el gobierno de Abdo, está a punto de implementarlo de modo que se cierre el círculo de la modernidad que se pretende para el transporte público.

Se piensa implementar el sistema ya desde el mes que viene y ahora están probándolo exhaustivamente en las unidades que circulan por el corredor de Mariscal López. Por supuesto, hay muchos ajustes que ya se están haciendo y todo podría estar a punto en el plazo señalado.

En definitiva, son  tarjetas plásticas, recargables, por determinados montos, que el pasajero mete en un contador que lo habilita inmediatamente sin que intervenga para nada el generalmente airado conductor , ni algún “guarda”, malandro, que solo lo complica más. Por supuesto no da lugar a “avivadas” con el vuelto, no faltan monedas, ni otras artimañas por el estilo.

El viceministro de Transporte, Pedro Britos, le dijo a la 7.30AM, que la experiencia de probar el sistema había sido muy positiva.

“Hicimos las fiscalizaciones de los validadores, de los puntos de recarga y de las intervalidaciones que se dan de las tarjetas de una empresa con la otra. También estuvimos probando los componentes especiales de las tarjetas del boleto estudiantil y para los familiares de los excombatientes; eso también está integrado dentro del sistema”, explicó.

El funcionario dio también finalmente una buena noticia para los usuarios que sean reacios  a utilizar las tarjetas. En el primer año de prueba todavía se podrá pagar también en efectivo, mientras se adapte al sistema, pero luego ya será netamente con el “boleto electrónico”.

Sin duda, el billetaje completará la tarea de revolucionar el sistema de transporte público iniciado en su momento por el anterior gobierno.  Es un toque de modernidad, imprescindible hoy en día, para ir superando los males de la Asunción de antaño y de todo el país, por supuesto.

Commentarios

comentarios

Mira también

Nunca es tarde

Fue en una conversación casual entre amigos, en estos días calurosos de finde. Por supuesto …