Inicio / Editorial / Contrasentido

Contrasentido

El contraste entre los altos números que presenta el COVID en estos últimos días y las medidas de apertura de las actividades que se están tomando, resulta absolutamente llamativo. Les da la razón a los médicos que lo advirtieron y refleja una escasa capacidad de maniobra de las autoridades sanitarias, para contener la demanda de los sectores que desean “que se abra todo”, pese a que muramos en el intento.

Evidentemente las condiciones no están dadas para volver a la normalidad como muchos desean. Los hospitales están llenos, lo acaba de confirmar nuevamente el neumólogo Fusillo, quien dijo que el INERAN, está operando al 100 por ciento de su capacidad (y este es el hospital de referencia más importante);  las cifras de ataque del virus en nuestro país, se aproximan rápidamente a un  número redondo: 50.000 infectados. Por su lado, el recuento lúgubre de la cantidad de muertos, superó ya el millar.

Por su lado Mazzoleni y Sequera, titubean, hablan de que estamos  en una meseta, luego de que nos aproximamos al pico… la verdad es que no lo saben, pueden estimarlo, pero hasta ahí. Aparentemente se redujo la virulencia de los contagios, pero es un dato menor a la vista de lo que está ocurriendo.

Finalmente, ¿quién tiene razón?…los médicos de los servicios públicos, que lo advirtieron una y mil veces, ”será un sálvese quien pueda”… o los popes, venidos a menos por cierto, de Salud Pública, que tienen la responsabilidad de obrar en nombre del Gobierno.

Lo complicado del caso es que ante la presión de la gente que desea trabajar, que por otro lado es muy entendible, el sector oficial cede cada vez más. Se abrirá el Puente de la Amistad en un par de días más, también el aeropuerto, a fin de mes y se flexibilizan los protocolos de una serie de actividades que estaban restringidas.

¡Hasta se está pensando en volver a clases presenciales en este fatídico 2020!.

Analizando este problema con algo de sentido común es posible concluir que las autoridades sanitarias están obrando con ligereza en este grave dilema de nuestros tiempos. Deben tomarse un tiempo para reflexionar abandonando esa actitud complaciente y midiendo hasta las mínimas implicancias de sus decisiones; para ello tienen la fantástica ayuda de los galenos que están en el frente de batalla, quienes llaman a las cosas por su nombre y suplican que se priorice lo sanitario por sobre lo económico.

Un millar de compatriotas ya dejo este mundo arrastrado por el COVID 19. El pronóstico de los estudiosos del tema es que llegaremos a los 2.000 muertos, cifras nunca antes vistas en Paraguay en tiempos de paz.

Quizás aún se tenga algo de tiempo para evitarlo. Todo está en contra de una apertura general. El ejemplo de países serios de Europa también. Se apuraron y ahí está el resultado.

Mazzoleni y su equipo deben plantarse. Lo que resulta riesgoso, se queda ahí, no se avanza, con firmeza, como corresponde a  un gobierno que cuida de sus ciudadanos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Indert o la “gavilla de ladrones”

La imputación, orden de detención y destitución de Mario Vega, presidente del Indert, y sus …