Luis Alberto Wagner, senador liberal (fondo), y el hermano de Magna Meza, líder del EPP, Francisco Meza Martínez, en la colonia Guahory donde el legislador supuestamente incitó a la invasión.
Inicio / Impreso / Convirtieron el Senado en un ring de boxeo

Convirtieron el Senado en un ring de boxeo

Como era de esperarse, el liberal Luis Alberto Wagner aprovechó la sesión del Senado para criticar al presidente Horacio Cartes, a quien acusó de favorecer a los colonos brasileños y olvidar a los campesinos paraguayos. Esto fue en respuesta a lo dicho por el jefe de Estado en Guahory, de que el legislador agita el conflicto en la zona y quiere que haya alguna muerte.

 ASUNCIÓN.- Nadie dudaba de que Wagner aprovechara la sesión del Senado para atacar a Cartes por haber sido directamen­te aludido por él durante un acto oficial realizado en Guahory, Caaguazú. Lo que ocurre es que el con­flicto entre los propietarios de tierras y los invasores en la zona tiene como propul­sores principales a varios políticos acostumbrados a agitar a los campesinos e impulsar las invasiones a propiedades privadas.

No es la primera vez que se señala a Wagner como el principal instiga­dor de estas invasiones, así que lo que hizo el jefe de Estado cuando lo seña­ló como tal y que estaba pretendiendo que hubiera alguna muerte, fue ratificar lo que se dice en todos los sectores.

El liberal no tuvo mejor forma de responder a las críticas de Cartes que ase­gurando que lo que hace el presidente es apoyar a los colonos brasileños en contra de los campesinos paraguayos.

A lo mejor tenía inten­ciones de continuar con sus críticas, pero fue interrum­pido por el oficialista Gus­tavo Alfonso, quien defen­dió al jefe de Estado y se lió en una discusión con el liberal, que fue subiendo de tono hasta casi perder ambos los estribos.

 Muy lejos quedaron las discusiones ideológi­cas entre insignes políticos paraguayos que realzaban con su presencia la Cáma­ra de Senadores, que ayer se convirtió en un ring de boxeo o en el escenario de una pelea de placeras, sin respeto ni dignidad.

Menos mal que ambos fueron interrumpidos por los oviedistas José Manuel Bóveda y Jorge Oviedo Matto, quienes recordaron el lugar en el que se encon­traban y pidieron respeto a sus colegas. Claro que el espíritu conciliador le duró muy poco al siempre pin­toresco Bóveda, quien en­seguida perdió los estribos y desafió a golpes a alguien que, supuestamente, se ha­bía burlado de su colega de bancada.

Todo esto hizo que el tratamiento del orden del día se demorara por más de una hora.

Commentarios

comentarios

Mira también

Covid-19: Salud reporta 74 fallecidos, 2.926 internados y 1.558 contagios

ASUNCIÓN.- El Ministerio de Salud confirmó este sábado 74 nuevos decesos a causa del Covid-19, …