miércoles , octubre 21 2020
Inicio / Impreso / Cortina de humo para encubrir plan golpista

Cortina de humo para encubrir plan golpista

Los diferentes diálogos en los que senadores disidentes y opositores hablan, primero de un atentado, luego de un golpe de Estado para provocar una doble acefalía, y por último del “quilombo” que harán en la sesión en la que se trate el proyecto de enmienda existieron, son reales. Todo lo que pretende el grupete y sus cómplices de los medios de comunicación es distraer la atención para que la ciudadanía no perciba la gravedad de los hechos.

ASUNCIÓN.- La cosa ocurrió así, Desirée Masi creó un grupo llamado “SOS Paraguay”, conformado por senadores disidentes y opositores, con la intención de conspirar y elaborar algún plan para deshacerse del gobierno de Horacio Cartes. Sin darse cuenta, incluyó a una persona extraña, que resultó estar emparentada con el apoderado de la ANR, Eduardo González. En realidad, más allá del parentesco, lo que importa es que era una persona que no pertenecía a la mezcolanza esa que impera en el Senado, y que, asustada por la agresividad cada vez más alta de los diálogos del grupo, decidió entregarlos a autoridades coloradas para que estuvieran enteradas de lo que se estaba tramando.

No importa aquí quién es el dueño del celular; lo que realmente importa es lo que se dice en esos diálogos que salieron a la luz y cuyas copias ya obran en poder de la Fiscalía. Lo primero que hizo Masi, protagonista principal de esta historia de terror, fue negar la existencia de esos diálogos, con lo que surgió la teoría de que el oficialismo los había montado. Luego dijo que el grupo estaba “pinchado”, o sea que su denuncia pasó a ser de espionaje.

Al final, y como su socio en las primeras conversaciones, Roberto Acevedo, sí reconoció la existencia de las conversaciones –que eran en broma, según él- Masi terminó reconociendo que sí, que hablaron de todo eso, pero como si hubiera sido un juego.

Inmediatamente se sumaron a esta posición los diarios ABC y Última Hora, de Aldo Zuccolillo y Antonio J. Vierci, respectivamente, los que no hacen más que repetir las instrucciones de sus patrones, quienes no quieren saber nada de que Cartes pudiera volver a postularse en las generales del año próximo.

Y ahora, cuando la contundencia de las pruebas arrimadas por el oficialismo es cada vez más fuerte, decidieron lanzar una cortina de humo, hablando de espionaje y de adulteración de los textos, solamente para evitar que se tome en serio el plan golpista que en el grupo de Whatsapp se está urdiendo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Incautación de más de 2 toneladas de cocaína: “Se corta una de las principales rutas del narcotráfico”, afirma Euclides Acevedo

ASUNCIÓN. “Este trabajo arduo, delicado y tenaz corta una de las principales rutas del narcotráfico. …