Inicio / Mundo / Destituyen a diputados opositores de Nicaragua, por denunciar “golpe de Estado” al Parlamento

Destituyen a diputados opositores de Nicaragua, por denunciar “golpe de Estado” al Parlamento

NICARAGUA.- La Asamblea Legislativa de Nicaragua, controlada por los sandinistas, ha destituido a la mayoría de los diputados opositores, quienes denunciaron un “golpe de Estado” al Parlamento y un intento del Gobierno de Daniel Ortega de instaurar un régimen de partido único en el país centroamericano.

La decisión de expulsar a 28 diputados se da cuando faltan tres meses para las elecciones generales en las que Ortega busca su tercer mandato presidencial consecutivo, sin la participación del principal bloque opositor, liderado por los diputados destituidos y que afectado por una serie de fallos judiciales decidió no participar en esos comicios.

Los legisladores, entre ellos el coordinador de la principal coalición opositora Eduardo Montealegre, fueron destituidos de sus escaños por una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE), que fue acatada este viernes por la directiva legislativa, explicó la presidenta en funciones del Parlamento, la sandinista Iris Montenegro.

Los 28 diputados, 16 de ellos propietarios y 12 suplentes, pertenecían al Partido Liberal Independiente (PLI) hasta mayo pasado, cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) quitó la representación legal de este partido a Montealegre y se la dio a Pedro Reyes, considerado por la oposición un colaboracionista del Gobierno y cuya actividad política era casi nula.

Reyes reclamó la destitución de los diputados que conformaban el PLI ante el Poder Electoral porque estos no reconocieron su liderazgo como nuevo representante legal del partido, de acuerdo con la resolución.

Tanto el Poder Electoral como la Junta Directiva alegaron que el artículo 131 de la Constitución Política establece que los escaños le pertenecen al partido en el que fueron electos los diputados, por lo que, para evitar su salida, los congresistas en cuestión se declararon independientes.

También, que esa medida demuestra “desprecio por el voto ciudadano” y destruye “la ya debilitada democracia representativa en Nicaragua al cerrar el último espacio institucional para la oposición”.

De los ocho diputados propietarios que quedaban en sus escaños, uno de ellos, Elman Urbina, decidió abandonar su puesto en solidaridad con sus compañeros, algo que anunció en rueda de prensa rodeado de sus copartidarios.

Commentarios

comentarios

Mira también

Tildan de “cínica” la propuesta de la ONU de retirar sus tropas de la central nuclear

La autoridad rusa en la ocupada región ucraniana de Zaporiyia,  Vladimir Rogov, calificó de “cinismo” …