Inicio / Impreso / Ejemplo de verdadero amor a la educación

Ejemplo de verdadero amor a la educación

Dolly Espíndola, en barco, se dirige a la escuela donde enseña.
Dolly Espíndola, en barco, se dirige a la escuela donde enseña.

Dolly Espíndola, es un ejemplo de verdadero amor a la educación. Desde su ciudad Pilar, capital del departamento de Ñeembucú, diariamente sortea 66 km para llegar a localidad de Potrero González, distrito de Tacuara para impartir enseñanza a los niños. Apenas percibiendo el sueldo mínimo (G.1.824.055) su trabajo diario es todo una odisea.

ASUNCIÓN.-  Dolly Espíndola demuestra que ser maestra es un arte, una profesión y una vocación. Un arte porque brinda a cada niño una atención personal, con sensibilidad, flexibilidad y originalidad.

Una profesional porque conoce a sus niños y cómo se desarrollan. Además conoce muchas estrategias y metodologías y tiene clara su visión de mundo y su rol como maestra.

Pero, más allá de esto, tiene que tiene la vocación necesaria para visualizar que su trabajo es contribuir a la formación de una personita que debe enfrentar sus propios retos y aprendizajes, que llega a la escuela con su alma, corazón, mente y espíritu dispuesto a ser lo mejor.

Espíndola para cumplir con su rol de maestra, desde su ciudad Pilar, diariamente se

desplaza 66 kilómetros por tierra y agua para llegar a la escuela en donde enseña, una pequeña institución en la lejana Potrero González, distrito de Tacuara.

La docente comentó que su “odisea” comienza diariamente a las 5:00, hora en que se despierta. “Salgo a las 6:00 y llego en una hora y media a la ruta; me voy en una moto 110 cc, camino unos 20 minutos más o menos hasta un puente y me subo en el cachiveo y de ahí tardo 40 minutos. Luego de alcanzar la orilla del río, camino un poquito más y llego a la escuela”, acotó la sacrificada docente.

La maestra enseña en una institución anexa a la Escuela Básica San Roque González de Santa Cruz y tiene siete alumnos, a los que capacita en un aula de modalidad plurigrado, ganando solo el sueldo mínimo vigente (G.1.824.055).

Mencionó que en el 2014 vivía con tres alumnitas en la escuela, de lunes a viernes. Subrayó además que en la actualidad está escribiendo un libro que relata sus aventuras diarias, al cual la denomina  “La odisea de María Dolores, la maestra”. Pidió a las autoridades del Ministerio de Educación y cultura, más libros para instruir mejor a sus alumnitos.

PROMETEN ASISTENCIA A ABNEGADA MAESTRA

técnica, capacitación y materiales para la profesora Dolly Espíndola, quien día a día realiza una odisea para poder enseñar en una escuela de Potrero González, del distrito de Tacuara, Dpto. de Ñeembucú.

Giménez resaltó el trabajo que realizan diariamente los docentes, sin embargo, destacó que el esfuerzo que realiza Espíndola es excepcional. También se refirió al sistema enseñanza utilizada por la profesora  Espíndola, llamado plurigrados.

Explicó que los plurigrados son grados que se unifican porque hay muy pocos alumnos y no se puede tanto administrativa ni pedagógicamente que haya un profesor por grado. Destaca que ante esta situación se apela a una figura de integrar a los niños en un solo grado y tener un maestro. “Tenemos más de 2.000 escuelas que tienen esta situación”, acotó.

Por otra parte, la viceministra lanzó una indirecta a los docentes que amenazan con tomar escuelas si es que no reciben un aumento salarial. “Ella no está pidiendo un aumento de salario, no está amenazado con tomar una escuela”, resaltó en referencia a Espíndola.

Commentarios

comentarios

Mira también

Pedirán a la Policía que informe cuántos agentes hay en las calles

En la Cámara de Diputados anunciaron que solicitarán a la Comandancia de la Policía Nacional …