Ramis Anis, nadador sirio seleccionado. Foto: infobae.com
Inicio / Mundo / El comité de los juegos de Río 2016 eligió a 10 atletas refugiados para competir bajo la bandera olímpica

El comité de los juegos de Río 2016 eligió a 10 atletas refugiados para competir bajo la bandera olímpica

RÍO DE JANEIRO.- El Comité Olímpico Internacional seleccionó a 10 atletas que competirán bajo la bandera olímpica en los Juegos de Río 2016, que inician el 5 de agosto y se disputarán hasta el 21 de ese mes. En la selección figuran dos nadadores de nacionalidad siria, dos judocas congoleños, cinco corredores del Sudán y un maratonista de Etiopía.

Yonas Kinde fue elegido, él es un maratonista de Etiopía, quien reside actualmente en Luxemburgo y trabaja allí como taxista.

Los sudaneses escogidos fueron; el corredor Yiech Pur Biel, quien escapó de su país en el 2005, llegó hasta el campo de refugiados en Kenia y reside allí. James Nyang Chiengjiek, quien huyó del Sudán para evitar ser reclutado por rebeldes cuando tenía 13 años, también reside en Kenia junto a su familia. Otra seleccionada fue Anjelina Nadai Lohalith, a los 6 años perdió contacto con su familia, hoy día su pueblo natal no existe pero sus familiares se salvaron, Lohatith compite en esta edición de los juegos de Río con el objetivo de construir un hogar para sus padres. Rose Narhike Lokonyen es otra corredora, escapó a Kenia con 10 años. Otro sudanés es Paulo Amotun Lokoro, huyó también a Kenia, actualmente ya es entrenador de jóvenes promesas.

Entre los sirios fueron convocados Yusra Mardini, ella con apenas 17 años logró llevar a tierra firme un bote que transportaba a 20 personas huyendo de su país. Es nadadora y será abanderada de la competencia. Reside actualmente en Alemania.

El nadador Ramis Anis es el otro sirio, también huyo de su país por el conflicto armado.  Él define la piscina como su casa, actualmente vive en Bélgica.

De la República del Congo vinieron, Popole Misenga quien a los 9 años huyo de ese país y fue rescatado luego de ocho días deambulado en un bosque. Practica judo y ese deporte no solo le trajo alegría, sino que la atleta tuvo que padecer a un entrenador que cada vez que perdía una competencia la encerraba en una jaula y la alimentaba con café y pan. Misenga vive en Brasil en la actualidad.

Yolande Mabika, otra congoleña, recuerda que fue separada de su  familia, practica el judo gracias a que se lo enseñaron en un centro para niños refugiados, ella al igual que su compañera sufrió graves abusos por parte de su entrenador, de él tuvo que huir.

Foto: infobae.com

Commentarios

comentarios

Mira también

Tildan de “cínica” la propuesta de la ONU de retirar sus tropas de la central nuclear

La autoridad rusa en la ocupada región ucraniana de Zaporiyia,  Vladimir Rogov, calificó de “cinismo” …