Chris Whitty.
Inicio / Mundo / Expertos ponen fecha al desborde del sistema sanitario en el Reino Unido

Expertos ponen fecha al desborde del sistema sanitario en el Reino Unido

LONDRES. El Reino Unido se encuentra en máximo alerta frente a la nueva cepa del coronavirus. “Las próximas semanas serán cruciales”, reconoció a la máxima autoridad médica de Inglaterra Chris Whitty.

Menos circunspectos, distintas voces en el Servicio Nacional de Salud (NHS) ponen una fecha para controlar el número de contagios antes de que la capacidad hospitalaria quede desbordada: entre el 18 y el 21 de enero. “Estamos mucho peor que en marzo. Aún si hoy hubiéramos vacunado a todos los mayores de 80, no habría un cambio en el número de muertes en las próximas cinco semanas. Para que baje el número de hospitalizaciones se necesita que la vacunación alcance a los de más de 60. La situación es muy grave”, señaló al The Guardian un miembro de SAGE, el Comité Asesor Cientítifico de Emergencia del gobierno.

Con un promedio de 700 mil contagios diarios en la última semana y más de 4500 muertes entre el 6 y el 9 de enero, el temor al descontrol total, a los corredores de hospitales saturados de pacientes, a médicos que tienen que decidir quién vive y quién no, se siente en las estimaciones de los epidemiólogos, en las opiniones del personal médico, en cada evaluación que hacen las autoridades. Una proyección del The Guardian calcula que el número real de contagiados es muy superior al de detectados por el sistema de testeo: uno de cada cinco ingleses tiene coronavirus.

Este lunes el gobierno indicó que ya se han vacunado dos millones de personas desde el comienzo del programa el 8 de diciembre, pero con la nueva cepa rampante es una carrera contra el tiempo. El Reino Unido aprobó tres vacunas – Pfizer-BioNTech, Oxford-AstraZeneca y, la última, la semana pasada, Moderna. El objetivo es inocular dos millones de personas por semana hasta cubrir los cuatro principales grupos de riesgo –mayores de 70 años, personal sanitario y de servicios sociales – a mediados de febrero: una población de casi 15 millones en poco más de un mes.

La estrategia es obviamente salvar vidas y evitar un colapso del NHS, pero también neutralizar el más temible de los infiernos: que aparezca una nueva mutación resistente a las vacunas. La llamada cepa británica, la B117, tiene una intensidad de contagio 50% superior a las cepas previas, pero cae dentro del radio de acción de las vacunas aprobadas hasta el momento. “Con suerte el virus no cambia mucho y la cobertura que dan estas vacunas no se vea afectado. El peligro es si el virus tiene la misma capacidad que la influenza, la gripe normal, para mutar”, advierte Martin Hibberd del London Sochool of Hygiene and Tropical Medicine.

Commentarios

comentarios

Mira también

Argentina: llegaron 300.000 dosis más de la vacuna rusa Sputnik V

BUENOS AIRES. El avión de Aerolíneas Argentinas que transporta 300.000 dosis del segundo componente de …