Roberto Ruiz Díaz Labrano, abogado.
Inicio / Judiciales / La otra cara de la moneda: “Guillermo Páez nunca vivió en mi propiedad”, alega Ruiz Díaz Labrano

La otra cara de la moneda: “Guillermo Páez nunca vivió en mi propiedad”, alega Ruiz Díaz Labrano

ASUNCIÓN. El señor Guillermo Páez, detenido ayer por invasión de la propiedad en la que supuestamente vivió durante sus 68 años, pasó de víctima a cuasi delincuente cuando el denunciante, el abogado Roberto Ruiz Díaz Labrano, respondió a las denuncias planteadas con los periodistas de Tempranísimo, por la 970 y GEN.

El profesional asegura que Páez fue utilizado por sectores políticos que intentaron montar que él vivía en la propiedad, pero la realidad es que solo invadía para sacar rocas. Comentó que adquirió el inmueble de 17 hectáreas en 1991 de Reinaldo Domínguez Dibb y aseguró que tiene los títulos de propiedad. Afirmó también que en ese momento nadie pensaba que el lugar tendría el valor multimillonario que tiene en la actualidad.

“Yo he estado defendiendo esa área protegida que posee además un cerro. Atajé numerosas veces que la familia Páez ingrese a hacer incursiones clandestinas para sacar piedras. Yo no me desentendí de la propiedad, sino que la defendí. Tengo los impuestos al día”, manifestó Ruiz Díaz Labrano.

Añadió que Páez sabía muy bien que era una propiedad privada, lo que no le importó y continuó con las incursiones ilegales junto con su familia, y acotó que “varios de los Páez fueron detenidos e incautados con los materiales de este cerro. Todo se produjo de manera clandestina y con violencia, ya que me prohibieron el ingreso a la propiedad”.

Insistió con que el ahora condenado a 4 años de prisión por invasión jamás vivió en la propiedad, sino que “se hizo un montaje para mostrar que él vive ahí, impulsados por políticos. Yo pude probar que en mi propiedad nunca estuvo, demostré que estas personas entraban al terreno ajeno, pero que no estaban viviendo ahí, ya no me compete probar en qué otro sitio estaba viviendo, solo que en mi propiedad no estaba”.

“Fui víctima de personas que ingresaron al lugar. Durante todo el proceso aparecían personas con vuvuzelas y tambores. Comprobamos que un político de San Bernardino era el que los llevaba. Yo no busqué que vaya a prisión. No deseo llevarle preso a nadie, pero uno dice defiendo lo mío y llegamos a esta instancia. Quiero que se respete el título de la propiedad privada que me pertenece. Mi vida no está en torno a lo material, hoy se pudo volver importante el lugar por la vista al lago y entiendo lo mediático cuando dicen que quiero despojarle al pobre, pero yo también puedo dejar la profesión, ponerme el sombrero piri e invadir un inmueble”, concluyó.

Commentarios

comentarios

Mira también

Corrupción en sistema penitenciario: la bomba a desactivar

ASUNCIÓN.- La fuga de un reo de la granja penitenciaria de Tacumbú, sumado a denuncias …