jueves , octubre 22 2020
Inicio / La visión de ADN / La pésima estrategia de ningunear al rival

La pésima estrategia de ningunear al rival

Hace aproximadamente 3 meses empezó de lleno la campaña electoral camino a las internas coloradas del 17 de diciembre, y los presidenciables están bien definidos desde entonces, Santiago Peña por Honor Colorado y Mario Abdo Benítez por la disidencia.

A lo mejor cuando HC oficializó la candidatura de Peña podría haber sido el momento para que Abdo Benítez pretendiera ridiculizarlo diciendo que no era más que la creación de Horacio Cartes, fruto de un capricho personal. Pero decirlo ahora, cuando la intención de votos a favor del oficialista ha crecido de manera impresionante, lo que hace es dejar en evidencia que el añetete sigue sin plan de ruta claro y que su campaña se basa en las improvisaciones y el ataque al rival.

Decir que Santi es producto de un capricho, como si se pretendiera convencer al electorado de que es un candidato sin consistencia, un bluf; es apostar al engaño para conseguir votos. Porque si hace 3 meses lo único que sabían los colorados del presidenciable oficialista era que se había afiliado hacía apenas unos meses y que fue ministro de Hacienda, en este momento lo conocen de cerca, saben cuáles son sus proyectos para el gobierno de la Nación y lo han escuchado reiteradas veces de que su gobierno se basará en ejes bien puntuales, como la continuidad del gobierno actual, la educación como base fundamental y la justicia social para mejorar la calidad de vida de quienes viven en la pobreza.

De ninguna manera, alguien que se ha plantado en la arena política de manera firme y decidida puede ser ninguneado así. Por lo menos, no si es que se pretende ser más o menos creíble para un electorado que ya está podrido de las groserías y las agresiones.

Entendemos que Marito no puede ser infiel a sus orígenes y que desde la cuna ha mamado la idea de que la destrucción del contrario es lo que garantiza la solidez de un gobierno. Eso hizo la dictadura y fue lo que él aprendió de su padre. Por eso siempre su campaña se basó en la agresión y ahora, ante la cercanía de las internas, pretendiendo mostrar un carácter más pragmático y conciliador, lo que intenta hacer es, ya no agredir, sino ridiculizar a su rival.

Abdo Benítez es un político grosero y chabacano, por eso reiteradas veces ha recurrido a la burla, y sus seguidores se le parecen bastante. No olvidemos que la mayoría proviene del stronismo. Basta recordar la vez que le regalaron una gallina mbatará de la que prometió “hacer caldo”, supuestamente con la intención de burlarse del origen liberal de Peña.

Lo increíble del presidenciable de la disidencia es que no aprende las lecciones. En el 2015 también dijo que la candidatura de Pedro Alliana a la presidencia del Partido Colorado no era más que un capricho de Cartes. Y después de 2 años, allí está el “caprichito”, sentado en la silla de la Presidencia de la ANR, consolidado totalmente como el titular del mayor partido político del país.

En cualquier momento Marito puede volver a sufrir la pesadilla de ser basureado por un “capricho” de Cartes.

Commentarios

comentarios

Mira también

Voces de alarma

Pasó poco tiempo de iniciado el “estudio” del PGN 2020 en el Congreso para que …