Inicio / Sin categoría / Lava jato a lo Paraguay

Lava jato a lo Paraguay

José Rojas.
José Rojas.

A estas alturas no se quien creó el mecanismo de corrupción encuadrado en el esquema del “Socialismo del siglo XXI”; no sé si fue Lula, Cristina Fernández, Hugo Chávez o Fernando Lugo; o todos juntos. Lo que sí es bien concreto que todos ellos se aprovecharon de la confianza ciudadana que los llevó al poder. Vendieron la receta que ubicaba a la izquierda como el salvador de la situación económica creada por la derecha; pero resultaron ser malandrines codiciosos que se arroparon con la credibilidad de la izquierda ideológica.

Mataron un sistema que tiene mucho por ofrecer a América Latina. A los nuevos líderes que surjan les costará mucho levantar las banderas de la izquierda. Se quedaron sin crédito.

Todos los dirigentes mencionados están hoy bajo la lupa de los jueces y la ciudadanía por hechos de corrupción y vaya sorpresa; en todos los hechos que se investigan el extinto presidente caribeño tiene algo que ver.

En Paraguay el plan del Socialismo del siglo XXI arrancó con Lugo; sino con Nicanor Duarte Frutos, presidente colorado muy afín a Chávez. Ahora falta definir si ese acercamiento fue por compartir ideología y los negocios; esto último está ganando por varios cuerpos.

Duarte Frutos firmó una acuerdo con Chávez y Lugo lo perfeccionó para obtener ganancias personales a cambio de entregar al militar presidente venezolano nada más y nada menos que la soberanía energética paraguaya. Pusieron en manos de una sola persona la provisión de combustibles –gasoil-, elemento que mueve toda la economía paraguaya.

La historia reciente recuerda que Alejandro Trakahashi, ex presidente de Petropar de la era Duarte Frutos, informó en el Foro de Integración Energética Regional realizado en noviembre de 2007 en Colombia, que Petróleos de Venezuela (PDVSA) surtía a Paraguay el 70% de lo que el mercado interno consumía por entonces; todo esto balo el marco del acuerdo energético firmado entre NDF y Hugo Chávez. En cifras significaba US$ 400 millones anuales y estaba en los planes aumentar esa dependencia al 100% y comenzaba la negociación con Venezuela la cesión de las refinerías de Villa Elisa y las instalaciones de puerto Zárate; en Uruguay.

Al acuerdo firmado entre ambos gobiernos nunca se respetó; de hecho Duarte Frutos en poco tiempo lo modificó, pero esta vez sin consultas al Congreso. Enmendó el acuerdo firmado para elevar el volumen que se compra a Pdvsa hasta depender casi en su totalidad de Venezuela. El plan de entrega de la soberanía energética estaba en marcha; pero eso no importaba; sí el interés personal.

La divina providencia quiso que Chávez abandonara este mundo antes de que se le ocurra cerrar el grifo y dejar sin el carburante a Paraguay como castigo por la afrenta ciudadana que exigió la salida de Lugo del poder; pero a cambio y por obra y gracia de dos presidentes hoy 7 millones de habitantes deberemos pagar US$ 285.924.978,03 por un combustible malo y caro. Lo más grave es que ese gasoil ya se vendió, generó ganancias, pero no se pagó al proveedor. ¿Dónde está la plata?

La calle dice que Nicanor tiene cinco estancias y la condición económica de Lugo conoció de sustancial incremento en positivo desde que asumió el poder.

En Brasil están bajo investigación varios dirigentes del Partido de los Trabajadores; entre ellos Dilma Rousseff y Lula; involucrados en lo que se denomina Lava Jato; que comenzó el descubrimiento de una operación de lavado de activos.

Acto bastante parecido se está destapando en Paraguay. Se aportan daros sobre un posible desvío de dinero a bancos de Islas Caimán bajo la modalidad off shore, que se parecen bastante a operaciones de lavado de dinero. Ese capital salió del tesoro para el pago de facturas a Pdvsa y antes de pensar cosas extrañas primero deberíamos preguntar: ¿no era más fácil pagar directamente a la petrolera venezolana? De hecho el Acuerdo habilitaba el sistema de cumplimiento de compromisos y no figura precisamente el esquema off shore.

No solo el dinero está en juego. Lentamente se está destapando un affaire que pone en tela de juicio aúnmás la credibilidad de personas y sectores políticos en un momento crucial de un país que está intentando despegar.

Y dos de los principales involucrados quieren hacerse de nuevo con el testigo de los próximos cinco años. Caraduras!

Commentarios

comentarios

Mira también

“Carnaval de la plata pública, se perdió la autoridad moral del Gobierno para exigir confinamiento”, lamentan

ASUNCIÓN. “Se declaró carnaval con la plata pública… la gente siente que el que ‘no …