miércoles , octubre 21 2020
Inicio / Impreso / “Nuestra estrategia se basa en armar quilombo”

“Nuestra estrategia se basa en armar quilombo”

La senadora Desirée Masi. Foto Archivo.

En el famoso grupo de Whatsapp del grupete de senadores, Desirée Masi sigue armando despelote a pesar de saber que todo sale a la luz, o quizás, aprovechándose de eso. Bajó la caña a los demás integrantes que se tomaron vacaciones, defendió al presidente de la cámara, Roberto Acevedo, y reconoció que la única estrategia que tienen para impedir la enmienda es “armar quilombo”.

Desirée Masi escribió en el grupo que la que tienen para impedir la enmienda es “armar quilombo”.
Desirée Masi escribió en el grupo que la que tienen para impedir la enmienda es “armar quilombo”.

ASUNCIÓN.- El grupo de Whatsapp integrado por disidentes y algunos opositores debe tener algún traidor ya que toda la conversación ya sea escrita o grabada que se produce allí sale a la luz y llega a las manos del oficialista Luis Canillas. No hay que ser genio para darse cuenta de esto, así que si Masi insiste en ventilar los trapos sucios del grupete es porque le encanta la atención mediática que generan sus escándalos.

Pero el problema que tiene la senadora es que a causa de su incontinencia verbal y lo poco reflexiva que es, a menudo mete la pata y dice más de lo que, en realidad, debería decir para no dejar al descubierto las estrategias del grupo de rejuntados.

Ayer se dedicó a bajar la caña a sus compañeros de causa que habían aprovechado el receso parlamentario para viajar de vacaciones, defendió a Acevedo –su cómplice en la conspiración- y reconoció que se viene la enmienda, porque el oficialismo colorado ya tiene los votos. “Acá se viene, tienen los votos y yo estoy convencida de eso. Toda nuestra estrategia se basa en armar quilombo en la sesión, pero hasta eso hay que organizar, deberíamos armar un comando, convocar una marcha y hacer una conferencia de prensa”, dijo Desirée en el grupo.

Así que si alguien pensó que el grupete estaba siendo asesorado por expertos constitucionalistas, dispuestos a demostrar que la enmienda es inconstitucional, se quedaron con un palmo de narices. No hay ningún plan analizado al respecto; la única estrategia que tienen es armar quilombo, lo que implica incidentar la sesión a fin de evitar que el proyecto pueda ser aprobado.

Y siguió diciendo que “el embate se viene para el Senado, no es causalidad; nos quieren hacer un akapete al grupo de los disidentes. Tengamos mucho cuidado porque los que no pudimos desenchufarnos estamos cansados”. Hasta hace poco se decía disidentes a los colorados que no están con el ofialismo; ahora ella misma se describe con ese nombre, lo que demuestra que está totalmente mimetizada con el marioabdismo.

¿23…19…18…CUÁNTOS?

Varias cosas salieron a la luz con el audio de Desirée Masi en el grupo de Whatsaap “SOS Paraguay”, que integran disidentes, efrainistas y algunos izquierdistas. Aunque oficialmente parecen ser 23 los integrantes del grupete, lo cierto es que la senadora del PDP manifiesta su duda de que ya no están todos, lo que indicaría una crisis interna que ni siquiera fue disimulada. Ya no sabe sin siguen los 23, o son 19…18… o cuantos son los que siguen en el grupo.

La misma Masi reconoce que ya no sabe cuántos están en el grupo, con lo que queda evidente que algunos estarían cambiando de postura, especialmente entre los disidentes que quedan y los liberales efrainistas. Tampoco Adolfo Ferreiro, de Avanza País, parece ya sentirse demasiado cómodo en el grupo, por lo menos ha dejado sentada su postura de que no piensa apoyar un golpe de Estado en contra del presidente Horacio Cartes.

De hecho, Ferreiro desmintió a Masi al reconocer que el diálogo sobre contratar un sicario o hacer un golpe de Estado sí existió, aunque aseguró que era absurdo que la denuncia de los oficialistas se basara en algo que no tuvo nada de serio.

CADA UNO PARA SÍ…

El problema del mejunje generado por disidentes colorados, liberales oficialistas y sectores de la izquierda es que cada grupo tiene sus propios objetivos y tira el carro hacia donde más le conviene. Lo único que tienen en común es el anticartismo, que es lo que hizo que algunas cosas les salieran como quisieron en el Senado, pero a la hora de profundizar en los intereses verdaderos, la cosa se complica.

Hasta ese anticartismo tiene objetivos diferentes. La disidencia quiere desacreditar de tal manera al gobierno para que Horacio Cartes no tenga la más mínima chance de volver a ganar las elecciones el año próximo. Pero no les interesa evitar que culmine su mandato porque, guste o no, es un gobierno colorado y ya conocemos el dicho de que el mejor amigo de un colorado será siempre otro colorado.

Sin embargo, Efraín Alegre, Desirée Masi y Rafael Filizzola sí quieren que se concrete un golpe para sacar del poder a Cartes. Intentaron hacerlo vía juicio político, pero no firmaron más que algunos parientes y amigos suyos. Y esto tiene como objetivo principal que se produzca una doble acefalía (afectaría también al vicepresidente Juan Afara) para que llegue al poder el titular del Senado, Roberto Acevedo, tercero en la línea de sucesión. Es obvio que están convencidos de que solo a través de un golpe un liberal puede llegar al Palacio de Gobierno.

Commentarios

comentarios

Mira también

Incautación de más de 2 toneladas de cocaína: “Se corta una de las principales rutas del narcotráfico”, afirma Euclides Acevedo

ASUNCIÓN. “Este trabajo arduo, delicado y tenaz corta una de las principales rutas del narcotráfico. …