Las víctimas junto a las autoridades judiciales tras ser liberadas.
Inicio / Impreso / Secuestradores habrían violado a la cocinera del ganadero‏

Secuestradores habrían violado a la cocinera del ganadero‏

 Los cuatro hombres que secuestraron el miércoles último al ganadero José Rómulo Rojas Ledesma (47) y su peón Modesto Antonio Alfonzo (48), también habrían violado a la joven cocinera. El hecho se suma a los otros delitos investigados por el Ministerio Público, que identificó a los malvivientes, que serían delincuentes comunes.

PASO BARRETO, Departamento de Concepción. (Por: Telmo Ibáñez).- El cuarteto de hombres con improvisadas pasamontañas, quienes llegaron al caer la noche a la estancia “Santa Catalina”, propiedad de Rojas Ledesma, violentaron la puerta donde se encontraba la cocinera y su hermano, ambos menores de edad. Posteriormente verificaron toda la dependencia insistiendo donde se encontraba el patrón.

Seguidamente faenaron una oveja que se sirvieron como cena, permaneciendo la mayor parte del tiempo en la cocina, aprovechando el calor natural de la fogata, a la par amenazaban de muerte a los menores y ordenando primeramente que llamen al patrón para informar de la muerte de algunas vacas y de una rara enfermedad de los toritos.

Ante la resistencia de los dos empleados, insistieron hasta que consiguieron su objetivo. Siguiendo con sus bajos instintos personales, obligaron a la joven que pase la noche con los 4 hombres uno por vez en su respectiva cama, siempre bajo la amenaza de muerte, de acuerdo a la declaraciones del capataz de la estancia, Amelio Zárate Ferreira, radicado en Jhuguá Ñandú. Éste no estaba en la estancia por estar aquejado de salud, pero apenas llegaron los menores hablaron con el mismo relatando lo sucedido.

El fiscal antisecuestro, Carlomagno Alvarenga, tras conocer el tema indicó que se suma a los otros delitos ya cometidos por los delincuentes durante el secuestro perpetrado el miércoles pasado en horas de la mañana, cuando apenas llegó Rojas y su peón a la estancia.

De acuerdo a las declaraciones de los secuestrados, los hombres al llegar el patrón y su acompañante a la estancia golpearon a ambos con sus armas de fuego, posteriormente les vendaron los ojos y maniataron para alzarlos en un solo caballo para dirigirse hasta el arroyo Trementina. Luego de cruzar el curso de agua se internaron a una zona más boscosa a pie.

Luego de varias horas de caminata quedaron bajo un frondoso árbol donde fueron maniatados sirviendo unos sorbos de tereré.

ESCAPARON POR PROPIOS MEDIOS

De acuerdo al informe de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), que se basa en las declaraciones de los secuestrados, los mismos estaban bajo el árbol mientras por tres veces en forma consecutiva el helicóptero militar realizó vuelos rasantes en la zona.

Para la FTC, los vuelos intimidatorios más las incursiones que empezaban en la zona habrían alertado a los delincuentes quienes abandonaron a sus víctimas. Éstos a su vez lograron desatar las piolas que tenían por las manos y luego las vendas que cubrían sus ojos para escapar del lugar, llegando hasta la estancia “Aguerito”, desde donde se comunicaron con sus familiares y uniformados.

Para el fiscal interviniente no hubo pago por la liberación, más aún considerando que éstos se escaparon de los secuestradores. Sus familiares y allegados dudan de esta posibilidad, afirmando que se realizó una colecta entre los mismos, además unas horas antes de la liberación, la FTC despejó completamente la estancia como la zona por donde podían estar las víctimas.

Incluso uno de los familiares sostuvo que se habría pagado menos de los 100 mil dólares exigidos y los delincuentes facilitaron para que éstos lleguen a la estancia más próxima.

SOLO TOMARON TERERÉ POR CASI 2 DÍAS

Sector donde ocurrió el plagio, que terminó el jueves con la vuelta a casa de las dos víctimas.
Sector donde ocurrió el plagio, que terminó el jueves con la vuelta a casa de las dos víctimas.

El ganadero José Rómulo Rojas Ledesma (47) y su peón Modesto Antonio Alfonzo (48), secuestrados el miércoles pasado, solo se sirvieron unos sorbos de tereré por más de 30 horas, tampoco se medicaron siendo hipertensos.

Durante más de 30 horas lo único que se sirvieron; los secuestrados fueron unos sorbos de tereré, proveídos por los secuestradores quienes a la par se burlaban de ambos insinuando que los liquidarían si no ponían la plata que exigían.

El propietario de la estancia “Santa Librada” y su peón quien fuera su capataz desayunaron al amanecer del miércoles hasta que fueron secuestrados sin que los delincuentes le ofrezcan más que unos sorbos de tereré. Desde el momento en que fueron capturados fueron mantenidos con los ojos vendados y maniatados, hasta que permanecieron sentados y recostados por un frondoso árbol donde pasaron gran parte de la noche al tiempo de moverse en la penumbra en un corto trecho.

Luego de un día y medio los secuestrados fueron abandonados por los delincuentes, se agenciaron para desatar las piolas que tenían por las manos y las vendas por los ojos para salir presurosamente de la zona boscosa. El gran conocimiento del peón y también las prácticas constantes en los trabajos manuales de limpieza de ambos facilitó que sorteen las dificultades que presentaba el terreno antes que caiga de nuevo la noche.

Commentarios

comentarios

Mira también

Alerta ante aumento de casos covid en el Alto Paraná: 85% de internados son no vacunados

CIUDAD DEL ESTE. Ante el aumento de nuevos casos de contagios de Covid-19 en el …