Inicio / Nacionales / Tras descubrirse rebaja a Bolivia, Gobierno reduce combustible pero solo para siete estaciones

Tras descubrirse rebaja a Bolivia, Gobierno reduce combustible pero solo para siete estaciones

Luego de que una investigación del diario La Nación/Nación Media revelara que Mario Abdo está vendiendo combustible a menor costo a la petrolera boliviana, el gobierno decidió bajar las tarifas de dos tipos de carburantes, pero solo en siete estaciones de servicios que pertenecen a Petropar.

La Nación se hace eco hoy de esta situación y señala que luego de una larga negativa a la reducción de costos y 48 horas después de conocerse la acelerada disminución en el valor del diésel que Petropar exportó a Bolivia, el presidente de la petrolera estatal, Denis Lichi, anunció que baja G. 600 por litro el gasoil tipo 3 y nafta 93. Sin embargo, las especificaciones del producto que envían al vecino país son del gasoil tipo 1, que precisamente genera al fisco un sacrificio de US$ 2 millones al mes por la disminución del impuesto selectivo al consumo.

Revelaciones periodísticas obligaron en 48 horas al gobierno de Mario Abdo Benítez a plantear una salida en la baja del combustible a la que viene negándose desde hace meses, con el argumento del alto costo de stock, etc. Es que hace un par de días nos enteramos de que Petróleos Paraguayos SA (Petropar) redujo un 6% en las últimas dos semanas el precio del gasoil que exporta a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), porcentaje que aplicado en Paraguay hubiera significado desde hace 15 días un abaratamiento de G. 600 por litro.

El gobierno de Mario Abdo bajó el precio del gasoil a los bolivianos y no a los paraguayos. Los primeros envíos de Petropar a YPFB, según constan en las facturas divulgadas, comenzaron con un precio inicial de venta de US$ 1.473,36 por metro cúbico, pero en la segunda semana bajó a US$ 1.389,65.

La indignación generalizada por este nuevo acto entreguista ejerció presión y al parecer el gobierno encontró aceleradamente una fórmula mágica que, llamativamente, no halló antes. En una conferencia de prensa realizada, ayer el presidente de Petropar, Denis Lichi, cuestionó las malas intenciones de la prensa que develó el privilegio a los bolivianos y anunció la rebaja de G. 600 el litro del diésel tipo 3 y nafta 93, pero que solo estará disponible en siete estaciones de servicios distribuidas a nivel país.

Lichi, en una explicación igual de confusa como el comunicado que emitió el día que se supo la baja a los bolivianos, hizo un comparativo de los envíos a YPFB con el precio del diésel común o tipo 3 de nuestro mercado para decir que los valores para Bolivia fueron más caros. Sin embargo, los técnicos se ratifican en que las especificaciones técnicas del producto que Petro­par envía a Bolivia y cuyo precio de exportación bajó 6% en los últimos 14 días es calidad diésel tipo 1, que en Paraguay tiene precio de G. 9.990 el litro.

Es decir, que el Gobierno baja el precio del gasoil común para los paraguayos, mientras que a los bolivianos vende un producto con especificaciones tipo 1 o gasoil conocido como diésel mbarete, beneficiándoles con una reducción equivalente a G. 600 el litro en el tiempo récord de dos semanas.

SOLO EN 7 LUGARES

Cabe señalar también que el anuncio dado ayer con bom­bos y platillos de la reducción del precio de combustible común solamente estará habilitada en siete estaciones de servicios, propias de Petropar. Los nuevos precios no regirán para las gasolineras que son operadoras del emblema de la estatal.

Además, la disminución de precios regirá hasta fines del mes de octubre. La intención, según Lichi, es “enganchar esta baja” con la próxima partida que llegará en la quincena de octubre.

Consultado sobre el impacto económico, Lichi no supo responder sobre el efecto que tendrá esta nueva medida del Gobierno, solamente atinó a decir que la petrolera supuestamente dejará de ganar G. 600 por litro porque el impacto “es muy difícil de saber porque no sabemos cuánto tiempo más irá”.

Lichi también sostuvo que supuestamente la venta de más de 12.500.000 litros de combustible a Bolivia es lo que posibilitó la reducción del costo, ya que, según mencionó, eso ayudó a liberar stock que tienen en la planta y permitirá comprar combustibles con los precios actuales para su importación y distribución.

“Por esa operación de 12.500.000 litros hemos tenido una utilidad aproximada de US$ 3.300.000″, dijo el titular de Petropar, y añadió que con la reducción de G. 600 por litro al mercado interno la petro­lera estatal dejará de tener rentabilidad para el beneficio de la población, baja que coincide con el mismo margen de descuento que había hecho a los bolivianos.

DESENTENDIDO

Por último, el cuestionado presidente de Petropar, que es precandidato a la Gobernación de Cordillera por el oficialismo colorado, no se animó a confirmar cuándo va a poner su cargo a disposición.

Ante la consulta de si tiene previsto renunciar este viernes, dijo: “Yo creo que se van a enterar (…), vamos a ver qué pasa”.

En la sesión extraordinaria de la Cámara de Senadores, varios legisladores, tanto de la ANR como de partidos de la oposición, mencionaron que perdieron la confianza en Lichi, y que cuanto antes debe ser removido de la presidencia de la petrolera estatal.

FISCO SACRIFICA US$ 2 MILLONES AL MES MIENTRAS ABDO PRIVILEGIA A BOLIVIANOS

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, emitió el pasado 14 de setiembre un decreto de reducción de impuesto selectivo al consumo (ISC) para la importación y comercialización del diésel tipo 1, con una base imponible de G. 5.546 por litro. Esta es una medida que rige para todos los emblemas, incluido Petropar.

Con el decreto paliativo de Abdo Benítez para que el precio del diésel tipo 1 no se dispare más, el Estado paraguayo deja de percibir al mes unos US$ 2 millones, considerando los aproximadamente 19 millones de litros de gasoil que se comercializan en el mercado.

La estimación proviene del cálculo de G. 9.990 el litro, precio del diésel tipo 1, que multiplicado por 18% que es el porcentaje para este consumo, da G. 1.800, impuesto que se pagaba antes del decreto de Abdo. A partir de ese decreto del 14 de setiembre último, ya no se considera el precio de la calle, se considera el precio que dice el decreto, que es G. 5.546 por litro, que aplica un impuesto de G. 998 por litro, generando una diferencia de G. 800, aproximadamente, que multiplicado por el volumen de importación equivale a US$ 2,2 millones menos que entra al fisco.

El decreto rige hasta el 30 de setiembre próximo, según el artículo segundo del mismo.

*Investigación del diario La Nación/Nación Media.

Commentarios

comentarios

Mira también

Levantan la última estructura metálica de las líneas de 500kV que interconectarán las subestaciones Itaipu e Yguazu

ALTO PARANÁ.- Este domingo fue erguida la última estructura metálica del proyecto de construcción de …