miércoles , octubre 21 2020
Inicio / Mundo / Trump no pagó impuestos durante más de dos décadas, según The New York Times
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Trump no pagó impuestos durante más de dos décadas, según The New York Times

NUEVA YORK. El mayor secreto de la política de Estados Unidos ha sido desvelado por el New York Times: la declaración del IRPF del presidente de ese país, Donald Trump. El diario neoyorquino ha publicado que en 10 de los últimos 15 años, el multimillonario jefe del Estado y del Gobierno estadounidense no tuvo que pagar IRPF a la Hacienda del país, al usar una estrategia fiscal basada en el viejo truco de inflar sus pérdidas. En 2016 – el año en el que ganó las elecciones – y 2017 – su primer ejercicio en la Casa Blanca – Trump pagó 750 dólares de impuestos.

El periódico también informa de una disputa de Donald Trump con la Hacienda estadounidense que, en el caso de que sea resuelta en su contra, le costaría una multa de 100 millones de dólares, y, asimismo, que en los próximos cuatro años deberá hacer frente al pago de 300 millones de dólares (258 millones de euros) en créditos de los que él es responsable personalmente. Según la revista ‘Forbes’, Trump tiene un patrimonio de 2.500 millones de dólares.

Trump ha replicado afirmando que se trata de “noticias falsas” (“fake news”) y que “Hacienda me trata muy mal”, pero ha vuelto a insistir en que no divulgará sus cuentas con el fisco. En la campaña de 2016, cuando el mismo periódico declaró que Trump probablemente no había pagada nada a Hacienda durante una década y media, el presidente respondió en un debate con Hillary Clinton: “No pagué nada porque soy muy listo”.

El ‘New York Times’ ha anunciado que en los próximos días publicará más información sobre las Declaraciones del IRPF del jefe del Estado y del Gobierno, que no ha divulgado, según afirma, para proteger sus fuentes. La publicación de información fiscal personal en EEUU es un delito, pero ya en 2016 y 2018 el ‘New York Times’ divulgó datos de Trump y no tuvo que afrontar ninguna consecuencia.

La investigación está firmada por tres periodistas, dos de los cuales – Russ Buettner y Sussanne Craig – ya desvelaron hace ahora dos años una parte de los detalles de las finanzas de la familia Trump, incluyendo no solo al presidente, sino también a su padre, Fred, y a sus hermanos, en el que fue el artículo más largo de la Historia del periódico, con 14.000 palabras de extensión (entre 10 y 20 páginas de la edición impresa de EL MUNDO). En aquella ocasión, la sobrina de Donald Trump, Mary, fue instrumental para que el periódico accediera a la información, que incluía diferentes instancias en las que los Trump podrían haber cometido fraude.

En octubre de 2016, ese mismo periódico publicó la Declaración del IRPF de Trump correspondiente a 1995, en la que tampoco había pagado nada al fisco. Entonces, se especuló con que la posible fuente de la filtración podría haber sido la segunda esposa de Trump, Marla Maples. En 2016, el ‘New York Times’ sostuvo que era posible que Trump no hubiera pagado nada a Hacienda entre 1995 y 2010. Ahora, su nueva investigación extiende ese periodo libre de impuestos hasta 2015, y añade los 1.500 dólares de 2016 y 2017 juntos. El diario afirma no tener información de 2018 y 2019. Sus datos se refieren solo al IRPF federal. El IRPF de los estados – en el caso de Trump, Nueva York, donde residió oficialmente hasta 2019 – no está incluido, aunque su peso es siempre muy inferior.

El hecho de que, cada año electoral -en 2016 hubo elecciones a la Casa Blanca, y en 2018 al Congreso- el ‘New York Times’ publique información relativa a los impuestos de Trump revela hasta qué punto la Declaración de la Renta del presidente es un punto de contención político. La razón es que, desde Richard Nixon, la publicación del IRPF de los candidatos a la Casa Blanca es una tradición no escrita.

Hasta que en 2016 llegó Trump. El entonces candidato dijo primero que no iba a publicar su Declaración del IRPF hasta que lograra la nominación a la presidencia del Partido Republicano. Una vez que consiguió ese objetivo, cambió de opinión. Su excusa más socorrida ha sido que está siendo blanco de una inspección permanente de Hacienda, pero, para cualquiera que sepa algo del ordenamiento legal estadounidense, eso no tiene sentido: un contribuyente puede publicar sin absolutamente ningún problema su Declaración del IRPF aunque esté siendo auditado. La controversia llegará previsiblemente en 2021 al Tribunal Supremo, que deberá decidir si el público tiene derecho o no a conocer la situación fiscal del presidente. Con la posible excepción de los planos de la bomba atómica y la fórmula de la Coca- Cola, el IRPF de Trump es el secreto mejor guardado de Estados Unidos. O lo era hasta hoy. (Con información de El Mundo)

Commentarios

comentarios

Mira también

Luis Arce: un economista de izquierda en el Gobierno de Bolivia

LA PAZ. Luis Arce, ganador de las elecciones de este domingo en Bolivia, es un …