Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Impreso / Abdo está abocado a apagar incendios ya antes de asumir

Abdo está abocado a apagar incendios ya antes de asumir

Mario Abdo Benítez en una de las concentraciones coloradas durante su campaña política.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

No es una exageración afirmar que la política nacional está en llamas y le toca al presidente electo apagar estos incendios, incluso antes de que asuma. No es habitual, pero esa es una parte importante de las actividades de Marito. Varios de los nombramientos son rechazados por referentes de Añetete. Sus sponsors de la prensa le amenazan con retirarle el apoyo si no se somete a sus directrices, particularmente en lo relativo al caso Ibáñez y por Yacyretá. Y como corolario, su partido está profundamente dividido, a raíz de la deslealtad con la que pagó el apoyo de sus aliados de Honor Colorado.

ASUNCIÓN.- Un precedente dentro de la etapa de transición a la democracia, de lo que está sucediendo, se encuentra pero son muy pocos. Las designaciones de quienes estarán en el gabinete ministe­rial del presidente Mario Abdo Benítez –a partir del 15 veni­dero– arrojan más dudas que confianza en la ciudadanía. Y no termina ahí, sino que incluso son rechazadas por varios referentes de su mismo movimiento, colorado Añetete.

Y como si fuera un dato menor, ahora sus amigos de la prensa también se encuentran a punto de quitarle su apoyo, porque no está cumpliendo con el libreto que le pasaron en cuanto a su postura respecto a Ibáñez y Yacyretá. Por lo tanto, la relación entre Marito y la “prensa amiga” (de él, naturalmente) está resquebrajándose con demasiada rapidez.

La prensa que le ayudó tampoco dejará de pasarle la factura, y es lo que está pasando. Ahora está en el ojo de la tormenta, porque su cambio de postura es como viruta seca para sus amigos de los medios periodísticos. Además, no es que deban urgar en profundidad, sino que el propio Mario Abdo se encargó de encender el fuego.

Otro punto resaltante es la división interna de la ANR, donde el principal responsable sería el propio presidente electo, que con su falta de lealtad hacia quienes lo ayudaron a ganar, en este caso Honor Colorado, contribuyó a que esté llegando para asumir el poder en un ambiente de crispación, de divisiones que pondrían en riesgo su gobernabilidad y la posibilidad de cumplimiento de su programa de gobierno. Mario Abdo debería ser consciente de que estará asumiendo la presidencia con sus fuerzas bastante debilitadas.

A la deslealtad manifiesta hacia Honor Colorado, se suman las improvisadas nominaciones y los espacios de poder otorgados a personas que no responden al Partido Colo­rado, con más razón cuando una de sus promesas de cam­paña electoral fue la “colora­dización” de los ministerios. Y este hecho está ocasionado un descontento muy grande al interno de su mismo movimiento.

Por lo tanto, el presidente electo, antes de asumir el gobierno, ya se encuentra abocado en apagar incendios, provocados por él o por sus más próximos; y esta situación no da buena señal. El mensaje podrá ser descifrado en su totalidad solamente después del 15 de agosto, sin embargo, las señales emitidas son preocupantes.

En muy pocas ocasiones un presidente asumió el poder con un ambiente político en llamas. Y si no consigue apagar los principales focos de propagación, incluso hasta podría terminar incinerándolo a él.

DIRIGENTES AÑETETE RECHAZAN VARIOS ELEGIDOS DE MARITO

Hasta la fecha, el presidente electo, Mario Abdo Benítez, quien llega al poder acompa­ñado de Hugo Velázquez como vicepresidente de la República, confirmó a cerca de 25 personas para asumir la próxima semana al frente de los principales ministerios y secretarías de Estado. En un recuento rápido, resalta que 10 de las 25 perso­nas confirmadas responden a otros partidos o a ninguno, que representa un nada desprecia­ble 40%. Los 15 restantes (60%) son de la Asociación Nacional Republicana (ANR), mas no todos son fervorosos operado­res políticos colorados.

No es de extrañar que nume­rosos “caudillos” republica­nos, quienes caminaron día y noche haciendo proselitismo a favor de Colorado Añetete, estén decepcionados porque de seguro esperaban alguna que otra “retribución” en el gobierno colorado del hijo del ex hombre fuerte de la dicta­dura stronista “Don” Mario Abdo. “Nosotros vamos a coloradizar la administración pública en mi gobierno”, lanzó de manera contundente en rei­teradas oportunidades entre mediados del 2017 y principios del 2018.

Para sorpresa de sus correlíes, su promesa al parecer no está pudiendo cumplir a juzgar por la cantidad de hombres y muje­res que no tienen afiliación par­tidaria o que son de otros par­tidos que están siendo convocados para gober­nar a su lado a partir de la otra semana. Por ejemplo, Julio Mazzoleni no registra afilia­ción, Eduardo Petta tiene un corazón más inclinado hacia el Partido Encuentro Nacio­nal (PEN) que a la ANR, de Liz Crámer no se conoce que haya activado en política, Conrado Hoeckle trabajó siempre como empresario y no es operador político, Arnaldo Giuzzio era del Partido Democrático Pro­gresista (PDP) y hoy de Somos Paraguay. No se tienen antece­dentes partidarios de Teresa Martínez, Alejandro Peralta Vierci, María Epifania Gon­zález, Cristina Goralewki y Adriana Ortiz.

Commentarios

comentarios

Mira también

Chiara D’Odorico interpretará al piano la obra de Moreno González.

Concierto de la OSN con estreno de la obra de Moreno González

ASUNCIÓN.- El maestro Luis Vera Resquín dirigirá a la Sinfónica Nacional (OSN) en su octavo concierto …