Jueves , diciembre 13 2018
Inicio / Columnistas / Caprichos políticos no deben entorpecer el progreso

Caprichos políticos no deben entorpecer el progreso

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Néstor Ojeda Mendoza.
Néstor Ojeda Mendoza.

El momento netamente electoralistas y coyuntural que atraviesa el país, no debe constituirse en capricho de unos cuantos senadores colorados disidentes al oficialismo de la ANR, en connivencia con los de la izquierda y los del PLRA, para tirar al tacho los 200 millones de dólares de préstamos ofrecidos a nuestro país por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la prosecución de las obras de progreso que tan buena imagen le están dando a Paraguay en la región en el concierto de las naciones.

 Los parlamentarios arguyen excesiva deuda para la sociedad nacional, sin embargo según el Fondo Monetario Internacional (FMI), considera a Paraguay, el país que menor deuda cuenta con los entes bancarios internacionales.

Las numerosas obras de infraestructura que está ejecutando el gobierno del presidente Horacio Cartes es admirable, lo cual debiera de haber sido acompañado por todos los estamentos políticos partidarios, sin tener en cuenta de donde provenga el interés por elevar la imagen de la nación tan deteriorada en los sucesivos y malos gobiernos salpicados por tantos actos de corrupción en sus momentos.

Las actuales obras de infraestructuras encaradas por el gobierno colorado del presidente de la República, Cartes Jara, no deben ser interrumpidas por los caprichos mal humorados de unos cuantos senadores colorados disidentes, rejuntados con los de otros partidos y de la izquierda.

El pueblo sabe que unos 100 mil obreros paraguayos están trabajando activamente en numerosas empresas de la construcción, y si al empréstito provenientes del BID, no se le da vía libre, de acuerdo a la información de los empresarios, se reducirán al 50 por ciento la labor de la mano de obra trabajadora paraguaya, lo cual afectará directamente el estomago de los más de 50 mil obreros paraguayos que estaban llevando el sustento  diario y regular a sus familias.

Las obras son amores, y esa premisa,  hasta en la misma religión está catalogada de esa manera, lo cual no puede truncar unos cuantos parlamentarios de la Cámara Alta, por la sencilla razón de sentirse molesto por la forma patriótica de gestión del actual presidente de todos los paraguayos.

El momento que vive la sociedad nacional, es tan diferente de hasta hace unos pocos años, cuyos gobernantes de turno solo desangraban  las arcas del Estado para sus beneficios propios y de sus pequeños sequitos. Llenaban de miseria a las familias más humildes asentadas en la geografía patria. El pueblo debe de asestar un duro golpe a los políticos que solo piensan en su beneficio propio, y no en el bienestar general de la nación.

Es hora de que la ciudadanía honesta y con sangre de patriota paraguaya, vuelva a llenar las calles a través de las movilizaciones, para demostrar su repudio a estos senadores que sin ton ni son tiraron a la basura el empréstito del BID para la prosecución de las obras de progreso en nuestro país.

Los caprichos políticos y mezquinos no debieran y tampoco no corresponde entorpezcan el normal y acelerado progreso. Este desarrollo se logra gracias al actual gobierno  que viene encarando varias obras, y que hoy día es la admiración de muchas naciones del mundo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Rusia y EE.UU. intercambian críticas sobre incursión militar

MOSCÚ.- El Kremlin rechazó este martes las críticas de Estados Unidos a los vuelos militares …