Lunes , noviembre 19 2018
Inicio / Columnistas / Educación paraguaya aplazada

Educación paraguaya aplazada

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)

Con el baño o intento de “lavado de cerebro” y posterior botellazo al mismísimo  ministro de Educación y Cultura, Dr. Enrique Riera, durante la manifestación de estudiantes secundarios, se evidenció la peor calificación cívica de nuestros jóvenes estudiantes, la sociedad paraguaya y todo el sistema que lo cobija. La evaluación tiende al “0” como lo planteó el secretario de Estado. 

Siempre que se discuten las principales falencias en aulas, con estudiantes llegados al 3er. Año de la Media sin haber aprendido a leer, se pone en tela de juicio la capacidad e interés de los mismos docentes y directivos, pero pocas veces se discute el rol de los padres en la construcción de una sociedad que persiga la calidad de vida como uno de los fines principales de la educación paraguaya.

A la hora de “redactar”, solo nos preguntamos; ¿qué enseñan los profesores de Comunicación o de Lengua Castellana y Literatura?. ¿Qué producen los maestros o qué textos terminaron de leer al concluir el año lectivo o cada etapa académica?… Pero nos olvidamos de los círculos de lectura y en casa ni el diario somos capaces de leer y mucho menos de interpretar y discutir los temas enfocados.

Si al concluir el bachillerato, el joven no asimiló a “escribir” sea por “caligrafía” como por “ortografía”, difícilmente consiga “leer” con precisión y si esto no logra tampoco podrá “interpretar” los textos y a su vez “comprender” los temas abordados en los flamantes materiales didácticos facilitados a mitad de año por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Solo “resta” reconocer que si los estudiantes hoy en día ni tan siquiera son capaces de restar en una operación matemática simple, cada vez estamos restando importancia a las habilidades de los educandos en comparación a la de nuestros padres y abuelos quienes nos desafían con un 2do. Grado ymaguare (de antes), al sacarnos ventajas en cálculos matemáticos.

Pero que nos falta para “sumar” calidad al sistema educativo, cada vez tenemos más recursos para innovar, implementar, investigar y facilitar conocimientos entre alumnos y docentes, sin embargo a la par también se suman los inconvenientes como la falta de interés hacia la lectura, los experimentos científicos y últimamente hasta la práctica de actividades lúdicas como también las artísticas y deportivas.

No solo debemos sumar, sino “multiplicar” los recursos humanos como técnicos, con aulas temáticas, bibliotecas virtuales, una gran cantidad de materiales didácticos que ni soñábamos décadas atrás, falta un mayor compromiso patriótico capaz de competir a la par con los recursos que facilita el MEC, junto al deseo de sacar adelante a nuestro país apostando a la calidad y excelencia.

El compromiso debe partir del cumplimiento eficiente de los roles de la Comunidad Educativa, en especial de los padres de familia quienes se deben apostar por un futuro más promisorio para sus hijos y futuras generaciones. La educación debe empezar en casa, en las escuelas y colegios solo corresponde nutrir de conocimientos e insistir en la eficiente preparación académica sistemática o asistemática en base a las experiencias zonales o regionales.

Es hora de “dividir” las responsabilidades y juntos sumar y multiplicar para encarar la recuperación del país en todos los ámbitos en ésta primavera económica gracias la excelente producción cárnica como agrícola y que los beneficios no solo lleguen a los agro-exportadores y ganaderos. Es hora de apostar a otros rubros dormidos como la industria sin chimenea y la elaboración de alimentos envasados.

“Simplificando”, ya no es momento de culpar a los docentes de las facultades de la baja calidad de profesionales, muchos de ellos ineptos o los profesores del Nivel Medio, por los fracasos en los Cursos Probatorios de Ingreso, como a los educadores de Escolar Básica porque los adolescentes llegan al bachillerato sin escribir, leer, interpretar, comprender, redactar, sumar, restar, multiplicar o dividir.

Con un eficaz acompañamiento a partir de la educación inicial fortalecida con la tutoría cercana de los padres, se podrá recuperar la educación paraguaya, pisoteada, vilipendiada, despreciada, humillada,  martirizada y aplazada al extremo al punto de ofender gravemente a un ministro que solo buscó el diálogo luego de amenazas poco inteligentes como diplomáticas.

 Aunque en el Sistema Evaluativo del MEC no exista la calificación “0” (cero), en la casi desaparecida Formación Ética y Ciudadana, la antigua Educación Cívica y Moral, cada vez estamos más aplazados.

Commentarios

comentarios

Mira también

Becarias del Programa Becal, exhibiendo sus títulos.

Hoy se cierra el plazo para postulase a Becal

ASUNCIÓN.- El Programa Nacional de Becas de Postgrado en el Exterior “Don Carlos Antonio López” …