Lunes , mayo 29 2017
Inicio / Columnistas / El poder soberano radica en el pueblo

El poder soberano radica en el pueblo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Néstor Ojeda Mendoza.
Por: Néstor Ojeda Mendoza.

Los 19 senadores renegados, que se mantienen en su intransigente postura de no importarse con lo que puedan decidir los casi 4 millones de electores a través de un referéndum, deben entender que son minorías, que ni siquiera suman 20 en la Cámara Alta. Deben ser conscientes de que la República del Paraguay no es un mercado persa, donde se compran y se venden lo que uno quiere, y ni tampoco la sociedad está en una época medieval para apoderarse de la conciencia de las personas.

El tema de la reelección presidencial, vía enmienda, está claramente  garantizado en la ley madre de la nación, la Constitución Nacional, y lo tipifica a la perfección.  De ahí, los parlamentarios  de ambas cámaras que están con el tratamiento de esta figura, no están en flagrancia o violentando ninguna ley que pueda quebrantar la buena marcha del país.

El primer paso para otorgarle viabilidad quedó en manos de los congresistas, que ya se concretó con los votos mayoritarios de 25 senadores. Y en un Estado de Derecho eso nadie puede violentar, cosa que se había capitalizado por un grupo de renegados encabezados por los contra-enmienda, Efraín Alegre, Rafael Filizzola y el grupo de disidentes colorados que lidera Mario Abdo Benítez.

Terminó la época de la dictadura criminal en el Paraguay, y eso lo deben de entender los que se resisten a obedecer el mandato popular en el país, que la decisión final está en el terreno del pueblo. Los electores nacionales no son tontos y saben los que pretenden es  llegar nuevamente a ocupar un espacio de poder importante en el país, pese a que muchos de ellos tienen un oscuro pasados. Se han encargado de vaciar las arcas del Estado, en nombre del pueblo, enriqueciéndose de forma descarada, y  peor aún pretenden hablar de transparencias y de buen manejo de las cosas públicas.

El actual presidente, Horacio Manuel Cartes Jara, ha dado un cambio rotundo al método de gobernar desde el Palacio de los López. Ha cambiado drásticamente, pero  a favor de la clase popular, necesitada y vulnerable.

Este acto de gobierno ponderado por muchas naciones del mundo, debido que ha transparentado las cosas públicas, muy por el contrario de las mayorías de los presidentes que pasaron por el palacio presidencial.

Va terminando la cultura del pokaré o del je’upa guasu. Con el gobierno de Cartes Jara, no decimos en un 100 por ciento han mermado, lo cual es muy difícil, debido que es una plaga de muchos años, el robar y adueñarse de las cosas públicas, por los numerosos malos gobiernos, quienes en forma descarada han esquilmado, hasta hace un  poquito más de 3 años y unos meses.

El Paraguay está muy bien posicionado ante los ojos del mundo, por la política  transparencia de este gobierno, que dijo un “no” rotundo a la corrupción de las clases políticas criollas imperantes,  quienes por décadas robaron al pueblo, y pretenden seguir con esa tesitura. El pueblo no es ningún tonto, mucho menos estúpido para seguir aguantando a los ladrones de políticos, quienes estando en  cualquier instancia de las instituciones públicas solo se interesaron en robar y saquear cuantos bienes del Estado a sus alcances  para sus beneficios personales y de grupos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Durante el debate de las propuestas de los ya seleccionados. Foto archivo.

Suspenden audiencias para selección de FG

ASUNCIÓN.- El Consejo de la Magistratura informó ayer que quedan suspendidas las audiencias públicas para …