Sábado , enero 19 2019
Inicio / Impreso / Fin de año inusual para poderosos

Fin de año inusual para poderosos

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Varios poderosos, que pensaban que eran intocables, cayeron durante el 2018, convirtiéndose la ciudadanía en protagonista importante de varios hechos. Tres legisladores debieron renunciar a sus bancas, uno de ellos guarda prisión preventiva; mientras que un diputado activo y perteneciente al entorno del presidente de la República, fue despojado de sus fueros y acabó con sus huesos en el penal de Viñas Cué.

ASUNCIÓN.- El primero en caer fue el exfiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, quien, a pesar de tener mandato vencido, se sentía intocable. El hecho de que su propia gente haya decidido investigarlo y terminar imputándolo fue un hecho que llegó positivamente a la gente. Fue procesado por enriquecimiento ilícito, por lo que no pudo ser beneficiado por medidas sustitutivas y guarda prisión preventiva.

Mientras tanto, presionados por los escraches ciudadanos, decidieron renunciar a sus bancas los senadores Óscar González Daher y Jorge Oviedo Matto, además del diputado José María Ibáñez, investigados por lesión de confianza, y en el caso del primero, también por enriquecimiento ilícito, por lo que fue remitido a la Agrupación Especializada.

En todos estos casos mencionados, la ciudadanía jugó un papel importante, ya que mediante sus escraches hicieron posible que unos dejaran sus bancas en el Congreso y otros terminaran presos.

En donde no hubo participación ciudadana, pero es un caso emblemático se refiere al diputado abdista Ulises Quintana, fundamentalmente porque está preso a pesar de seguir siendo legislador activo y porque pertenece al movimiento del presidente de la República.

Quintana fue imputado por su relación con el presunto narco Reinaldo Cabaña, alias “Cucho”, por tráfico de drogas en calidad de cómplice, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, y se encuentra recluido en el penal militar de Viñas Cué. Si bien hubo insistentes versiones de la presión que ejercía gente del gobierno, especialmente el vicepresidente Hugo Velázquez, a los agentes fiscales para que cambien la carátula del expediente, la prisión preventiva fue ratificada y el diputado abdista es uno de los poderosos que no tuvo más remedio que pasar las fiestas de fin de año preso.

Commentarios

comentarios

Mira también

Tomó como rehén a un niño de 4 años

J. AUGUSTO SALDÍVAR.- Un malviviente que tomó como rehén a un niño de 4 años …