Viernes , agosto 18 2017
Inicio / Impreso / Grupete sigue torpedeando a la mayoría

Grupete sigue torpedeando a la mayoría

Jorge Oviedo Matto, Fernando Lugo y Blas Llano.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El grupete de disidentes y sectores de la oposición que perdió la mayoría en el Senado sigue sin resignarse y atacando todo lo decidido por los sectores que ahora sí están en condiciones de tomar las decisiones en la cámara. Si no fuera tan molestoso hasta podría resultar gracioso que ahora denuncien como inconstitucional lo mismo que hasta hace poco tomaban como una santa verdad.

ASUNCIÓN.- “Hagan lo que yo digo, pero no lo que yo hago” es la norma que decidieron tomar como frase de cabecera quienes hasta hace pocos meses hacían y deshacían en el Senado, aprovechándose de una mayoría que, por lo visto, pensaron que les sería eterna.

La primera vez que se dieron cuenta de que ya no contaban con los votos necesarios para imponerse fue durante el proceso del proyecto de enmienda. No solo no pudieron evitar su presentación, sino que no hubo caso de que impidieran que fuera aprobado a pesar de todos los trucos utilizados, haciendo pito catalán a la base del sistema republicano, el del respeto a las mayorías y minorías.

Esta semana, con la elección de la nueva mesa directiva, en donde ninguno de ellos tuvo cabida, la realidad les golpeó con tanta fuerza que ya no pudieron seguir engañándose con que con alguna jugada de tuerca volverían a recuperar los votos necesarios para seguir haciendo del Senado lo que les diera la real gana.

Así que lo único que les queda es hacer eso en lo que son expertos, torpedear el proceso, hacer denuncias a diestra y siniestra, gritar y patalear asegurando que se viola la Constitución, esa nuestra pobre Carta Magna tan vapuleada y pisoteada por ellos mismos de manera absolutamente irracional.

Dicen que se violó la Constitución al elegir a Fernando Lugo como presidente del Senado, Jorge Oviedo Matto como vice primero y Blas Llano como vice segundo. Como si los pactos políticos fueran inconstitucionales; es más, la existencia misma de este grupete se debe a pactos políticos que, durante 2 años, le permitió tener la mayoría en la cámara.

Pero la cosa no termina en el Senado. El descontrol se trasladó a Diputados, en donde rechazan los cambios en el Consejo de la Magistratura y el Jurado de Enjuiciamiento, y hasta en la mesa directiva, como si exactamente lo mismo no lo hubieran hecho ellos, los disidentes y efrainistas, varias veces en el pasado.

Por suerte, la ciudadanía y los órganos jurisdiccionales parecen haber madurado lo suficiente como para considerar estas denuncias como sencillas crisis de identidad de quienes no pueden aceptar que están en la llanura.

CALÉ DA “CÁTEDRAS” SOBRE LA CONSTITUCIÓN

Juan Carlos Galaverna aseguró días atrás que la violación a la Constitución “se está volviendo una constante”. Él más que nadie debe saberlo, ya que sigue siendo el único que confesó caradura y alevosamente haberla violado en 1992, cuando alteró los resultados de las internas coloradas para dar el triunfo a Juan Carlos Wasmosy, a pesar de que quien ganó fue Luis María Argaña.

Galaverna es la prueba más clara del vergonzoso nivel al que ha llegado nuestra clase política. Lleva 28 años ocupando una banca en el Congreso –primero en Diputados y desde hace varios períodos en el Senado- y siempre se lo identificó como un verdadero monje negro por manipular a todo el mundo, incluso a los sucesivos presidentes de la República.

En el 2008, sin ningún empacho se confesó como violador de la Constitución puesto que en el 92 había participado del fraude que dio ganador a Wasmosy cuando que fue Argaña quien se alzó con el triunfo en las internas coloradas y era él quien debía tener la candidatura a la Presidencia de la República.

Pero esa es solo una mancha más en su hoja de vida. Viejo manipulador, inescrupuloso y eterno intérprete de los vientos, Calé tiene, además, la caradurez de criticar a otros que apenas son nenes de pecho ante su experiencia y sapiencia.

Es la primera vez que él está en la disidencia durante un gobierno colorado, y esto fue sencillamente porque el presidente Horacio Cartes no se dejó manipular ni aceptó que el viejo chacal le vendiera espejitos. Así que automáticamente, el monje negro se convirtió en rabioso opositor del jefe de Estado.

Hay gente que dice que el verdadero cerebro de la disidencia colorada es Galaverna, algo que no se puede poner en dudas si uno se fija en lo que ha hecho este personaje durante más de 2 décadas. Además, teniendo en cuenta la casi nula trayectoria política de Mario Abdo Benítez, es fácil pensar que el precandidato del sector a la Presidencia de la República debe ser cera blanda en manos del “calesitero”.

Está enojado porque el grupete perdió la mayoría en el Senado y la recuperó Cartes. Así que asegura que la sesión donde se eligió a la nueva mesa directiva fue “mau” y, agrega, que el atropello a la Constitución se está volviendo una constante”, algo que ya pasó en el 92, cuando él y sus compinches adulteraron actas para cambiar el resultado de las internas, ignorando olímpicamente la voluntad popular. Se podría decir que cuando Calé habla de violación constitucional, lo hace con conocimiento de causa

Commentarios

comentarios

Mira también

El festejo se realizó en el Hospital Materno Infantil Los Ángeles.

Fundación Tesãi brindó gran festejo a los niños en su día

CIUDAD DEL ESTE.- En un clima festivo, cientos de niños en su mayoría de escasos …