Martes , septiembre 25 2018
Inicio / Columnistas / La Justicia es fundamental para frenar a delincuentes

La Justicia es fundamental para frenar a delincuentes

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)

Hasta hace apenas un cuarto de siglo atrás gozábamos de una apreciable seguridad en nuestro país, nadie quien no conspiraba contra el régimen del dictador temía por su vida. Los robos, asaltos, violaciones y asesinatos eran toda una novedad, la prensa para difundir estos hechos también debía contar con la consabida autorización para evitar posteriores represalias.

Nadie temía a los robos de sus bienes, la gente se pegaba el lujo de dormir bajo los árboles en jornadas calurosas o bien con las puertas y ventanas abiertas, a sacar los sillones y otros hasta la hamaca para disfrutar de la brisa del anochecer en las veredas. Los niños jugaban sin temor en los parques y plazas, caminaban hasta llegar a las escuelas sin ningún temor.

Por esto, el primer aspecto que añoran las personas que vivieron durante la dictadura stronista es la seguridad de aquellos largos años en que los ojos permanecían vendados, las manos semi-atadas, incluso en la casa y la escuela se pregonaba que “en boca cerrada no entra mosca”. Los mismos sacerdotes pacificaban y los medios de comunicación difundían loas de “Paz y Progreso”.

Hoy en día, las personas que pasan el medio siglo de vida al escuchar de tantos crímenes y delitos que se suceden enfatizan: “esto jamás sucedía en la época de Stroessner”,al referirse al presidente de la República del Paraguay, Gral. de Ejército Don Alfredo Stroessner, quien asumiera el cargo tras un golpe y luego de una serie de polémicas elecciones.

En una rápida comparación, los memoriosos resumen “durante la dictadura nadie hablaba mal, pero todos comían bien”, quizás esa abundancia no era generalizada, no se contaban con tantas comodidades, energía eléctrica, agua potable, vías de comunicación ni medios de transporte, pero cada quien disfrutaba de la vida a su manera.

Al no contar con el confort no se requerían de tantas inversiones, además el costo de vida era muy bajo, la cotización del dólar así como las irregulares monedas de nuestros países vecinos no incomodaban a nuestro histórico “Guaraní”.

En el sector agrícola, donde vivía la mayoría de la población, con la producción del algodón un verdadero oro blanco, junto al coco y el tártago, constituían en importantes reservas económicas, más los cultivos de autoconsumo y la cría de animales menores cubrían las necesidades alimenticias.

Hoy en día la falta de planificación, las improvisaciones, los años de abandono principalmente del sector agropecuario motivan al éxodo rural hacia las grandes ciudades o el exterior, dejando el campo sin mano de obra, personas de avanzada edad sin fuerzas para producir como en décadas pasadas empeoran la situación económica.

Este mismo fenómeno motiva, igualmente, a que más labriegos se aventuren en dirección a las ciudades instalándose en las periferias o cinturones de pobreza luego de mal vender sus chacras, terminar con sus reservas y desesperadamente salir a mendigar sus hijos, en el peor de los casos a delinquir o prostituirse.

Hay honrosas excepciones, pero se trata de la minoría, personas que con mucho sacrificio, por intermedio del estudio o la capacitación obtienen un oficio o profesión para sostener a su familia y recuperar el bienestar en el hogar. La excusa de la aparición de la delincuencia por falta de mano de obra no es válida.

Nunca es tarde para iniciar un emprendimiento que busca reordenar los destinos de nuestro país, antes que resulte una situación irreversible. Así como se analizan las muestras médicas urge conocer a profundidad los motivos de la actuación tan violenta de los delincuentes, así como las nuevas recetas para combatirlos.

Al recordar el sistema de seguridad de la dictadura stronista, está desfasado el uso de la fuerza a garrotazos o cachiporrazos, pero es urgente tomar las medidas correctivas antes que motochorros, abigeos, narcotraficantes, guerrilleros y otros delincuentes se adueñen completamente del país. La justicia es fundamental para evitar la impunidad y desalentar a quienes actúan al margen de la Ley.

Commentarios

comentarios

Mira también

Consensuan prioridades de obras viales en los distritos de Misiones

SAN JUAN BAUTISTA, Misiones.- Mediante un acuerdo interinstitucional definirán prioridades en obras viales para mejorar …