Viernes , octubre 20 2017
Inicio / Columnistas / Como león rugiente busca a quien devorar

Como león rugiente busca a quien devorar

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

En el Paraguay, al parecer algunos supuestos empresarios extranjeros encuentran “demanda” para montar negocios, aunque en este caso nuestra referencia no será precisamente a los negocios, pero parecido en término: negociados.

Decía el apóstol Pedro, en una advertencia a los cristianos, que el adversario, el diablo “anda como león rugiente y busca a quien devorar”. Y eso está sucediendo en nuestro país desde hace un tiempo.

Actualmente, la Municipalidad de Luque se está convirtiendo en presa de los “leones”, porque ya van tres “empresas” creadas, posiblemente en papeles nada más, para ofrecer servicios y llenarse los bolsillos a costa de los contribuyentes. Se desconocen sus locales, no se sabe de sus antecedentes y sus representantes son ilustres desconocidos. Sin embargo, integran consorcios y llamativamente sus actividades son exactamente las que precisa la Municipalidad.

La comuna luqueña, bajo la intendencia de Carlos Echeverría, ya contrató dos consorcios para realizar tareas, que por ley deben cumplir las municipalidades. La primera fue la Cámara de Empresas de Control y Administración de Infracciones de Tránsito de la República del Paraguay (CECAITPY), para la impresión y expedición de licencias de conducir.

La segunda fue el Consorcio Tributario, que está conformado por las empresas Relevamientos Catastrales SA y Relcat Paraguay S.A., para el cobro de los impuestos inmobiliarios.

Sin olvidar que, en el ejercicio anterior (cuando César Meza Bría era intendente) ya se firmó un convenio con la empresa Ivesur (de Asunción), para realizar la inspección técnica vehicular a los rodados de la ciudad de Luque.

Lo más reciente, siempre con el mismo tema de la tercerización de los servicios, fue la aparición del proyecto “estacionamiento controlado” y mucho antes del lanzamiento oficial del mismo, ya se tenía conversaciones con el Consorcio Parpark. Y ¡oh sorpresa!, cuando se hizo la licitación  se presentó una sola empresa y era justo la que estaba “hecha a la medida” de las exigencias.

El intendente Carlos Echeverría ya pretende implementar el cobro de estacionamiento desde los próximos meses. El Consorcio Parpark es el único interesado y el argentino Javier Wullich es su representante, de quien no se tiene ninguna referencia.

El encargado de Adjudicaciones de la Municipalidad, Hugo Ramírez, expresó no tener mayores detalles respecto a la empresa interesada. “El Consorcio Parpark no se verificó de dónde es”, sostuvo. Tampoco pudo precisar la inversión que hará la empresa.

Ante esta situación, con cosas raras en torno al tema y sabiendo los antecedentes de otros supuestos empresarios que ya firmaron con la Municipalidad, hay muchas especulaciones y muchos sospechan de la complicidad de las autoridades comunales, encabezadas por Carlos Echeverría. Se podría estar gestando una “sociedad para delinquir”.

Puede sonar fuerte la última expresión, pero como dice el refrán “hazte de fama y acuéstate a dormir”. Hace un año se informó que la Cámara de Empresas de Control y Administración de Infracciones de Tránsito de la República del Paraguay (CECAITPY), contratada en Luque, sería una firma creada por la misma gente que estafó a la ciudadanía, entre 2008 y 2012, con bendición de Fernando Lugo, con aquella tristemente célebres “fotomultas”.

CECAITPY sería manejada por una “gavilla”, la que supuestamente encabeza Petronio Muñoz, creador de Sertran Paraguay S.A., aquella que fabricaba multas por supuestas infracciones de tránsito.

Hay que recordar que en el momento de la instalación del Centro de Impresión de Licencias de Conducir, se hizo presente Javier Muñoz Sanier como representante del Consorcio. Éste es hijo de Petronio Muñoz, cuyo único “mérito” habría sido aportar 25.000 dólares para la campaña de Fernando Lugo para llegar a la presidencia en el 2008. Por eso habría estado habilitado para cualquier negociado.

El referido año, Petronio Muñoz contactó con el argentino Alejandro Abeliasnky, con quien creó la “empresa” Sertran Paraguay y fabricó las multas y estafaron a miles de conductores. Entonces fueron sus principales cómplices los intendentes liberales de Ñemby (Lucio Lesme, hoy diputado) y de Ypacaraí (Fernando Negrette, hasta hoy intendente).

En el 2012, la Corte Suprema declaró inconstitucional aquellas multas. En el 2013 Alejandro Abeliasnky ya fue detenido en el aeropuerto Silvio Pettirossi como supuesto cabecilla de una banda de asalta cajeros.

Basta de asociarse con personajes que están siempre agazapados y dispuestos a estafar. Basta de negociados en las municipalidades. Y si en Luque las cosas siguen así, pronto se cerrará el local comunal, porque al parecer Echeverría tercerizará todos los trabajos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Foto ilustrativa.

WhatsApp lanza función que permite compartir la ubicación en tiempo real

WASHINGTON.- WhatsApp ha anunciado a través de su blog el lanzamiento de una nueva función …