Viernes , enero 18 2019
Inicio / Impreso / Los panaderos ya no esperan propuestas

Los panaderos ya no esperan propuestas

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

ASUNCIÓN.- Los panificados son considerados artículos básicos de la canasta familiar. Y los panaderos ya no esperan reacciones del Equipo Económico para aumentar sus precios, presionados por el aumento del gasoil que encareció también la materia prima. Los intentos del gobierno por ocultar sus irregularidades terminarán pagando 7 millones de habitantes que experimentarán un importante descenso de su poder adquisitivo.

Lo más grave de todo esto es que el presidente Mario Abdo Benítez no lo percibe, a juzgar por sus últimas declaraciones sobre esta coyuntura: “Si estos reajustes afectan a los salarios, vamos a analizar y si es así, vamos a aumentar”.

El Centro de Propietarios de Panaderías del Paraguay confirmó el incremento de precios de todas las variedades de sus productos. El motivo obedece a la suba del combustible y del azúcar, según lo explicó Gabino Dagogliano, presidente de este gremio.

“Entre un 5% a 7 % más caro costarán los panificados adquiridos directamente de las panaderías, y hasta un 10 %, los que se compren de los repartidores”, apuntó Dagogliano.

Aclaró que estos números y porcentuales son solo referenciales, “porque dependerá de cada comerciante; que puede aplicar el precio que desee, según su conveniencia. Por ejemplo, la galleta costará G. 8.500 el kilo y el coquito 12.500 el kilo”, dijo.

Terminó destacando que, “sentimos mucho, pero el precio del panificado lo tuvimos que alzar, no solamente por el combustible, también por el azúcar”, comentó Dagogliano. Aseguró que los panaderos están atravesando un momento muy difícil, debido a la disminución de mano de obra, la cual atribuyen a una competencia desleal de los supermercados.

Commentarios

comentarios

Mira también

Adultos mayores con la segunda semana de colonia de vacaciones

ASUNCIÓN.- El Instituto de Bienestar Social, a través de la Dirección de Adultos Mayores, prosigue …