Martes , octubre 23 2018
Inicio / Columnistas / Marito, “biberón y chupete stronista”

Marito, “biberón y chupete stronista”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

La instalación del debate sobre la posible repatriación de los restos de Alfredo Stroessner, propuesta por un grupo de dirigentes del Partido Colorado, genera rechazo mayoritario. Sin embargo, y paradójicamente, existe unanimidad de opiniones sobre la relación del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, con ese proyecto.

Y esa situación no puede, ni debe sorprender a nadie, porque como decía otro ultranza stronista, Manuel Modesto Esquivel, “Abdo Benítez no solo olió la dictadura, sino que hasta su biberón y su chupete fueron stronistas”.

Sin dudas, es “hijo de la dictadura”, heredó una enorme fortuna de su padre, Mario Abdo Benítez, uno de los poderosos de la época del stronismo, líder de la fortaleza política del dictador, el llamado “Cuatrinomio de Oro”. Aquel grupo de cuatro altos dirigentes fue encabezado por el secretario privado de la presidencia, Mario Abdo Benítez, quien murió en el 2013 “libre de culpa y cargo”, en múltiples causas por corrupción.

Pero cuando Marito quería ser mandatario, siempre trató de negar su condición de stronista “a muerte”, utilizando la excusa de “yo tenía 16 años” y remarcaba su supuesto compromiso con la unidad entre todos los paraguayos. Aún retumba su discurso en la noche de su triunfo, el 22 de abril pasado, destacando: “Yo me comprometo a ser un factor de unión en el futuro del Paraguay”. Ahora “busca” otra división con el tema de los restos de alguien que dejó profundas heridas, aún no cicatrizadas.

BBC Mundo, en un informe sobre las elecciones en nuestro país, decía: “El triunfo de Abdo Benítez significa la reposición en el poder de la corriente autoritaria del coloradismo” y agrega: “Marito puede negar que es Stroessner, pero hay paraguayos que no le creen”.

Y efectivamente, hay muchísima gente que considera que el Jefe de Estado actúa con mucha hipocresía y de manera especial los familiares de 400 personas asesinadas y se estima que otras 20.000 sufrieron detenciones y torturas, según el informe de la Comisión de Verdad y Justicia publicado en el 2008.

En tanto que la Mesa de Memoria Histórica estableció que de 448 represores investigados, sólo ocho fueron procesados por la Justicia.

Y si el hoy presidente de la República tiene un mínimo sentimiento de

gratitud, no puede ni en broma decir que no tenía nada que ver con ese pasado oscuro de nuestro país, porque si no fuera por el peso de su familia no hubiera heredado la gran fortuna, porque estuvo entre los beneficiados por más de 5.000 millones de dólares, que el dictador paraguayo legó a su familia y entorno.

En el caso de Marito, fue ampliada aún más gracias a empresas constructoras que trabajan con el Estado.

Cuando se produjo la caída del régimen dictatorial, Marito Abdo Benítez se encontraba estudiando en EE.UU., donde terminó su colegio secundario y se diplomó en marketing político. Ese privilegio no lo tenía cualquier hijo de vecino, solamente quienes tenían poder económico.

El que encendió la chispa, sobre la posible repatriación de los restos del General, fue el ex director de Correos en la última etapa de dictadura stronista, Manuel Modesto Esquivel. Señaló que la propuesta es completar el acto del traslado para el 3 de noviembre, día del natalicio de Stroessner. Esquivel es de la opinión de que el expresidente merece descansar en el país por “todo lo que hizo por Paraguay”.

El mismo Modesto Esquivel, hace un poco más de un año, decía que el apoyo popular que tiene el líder de Colorado Añetete “es porque hay muchos stronistas que quieren volver al poder”. En una publicación del diario ADN, agregó que “negar el pasado stronista de Marito resulta hasta ridículo, habida cuenta que su papá fue el secretario privado del dictador durante años, y él vivió, se benefició y disfrutó de la fortuna que su progenitor hizo como servil escudero de Stroessner”.

En aquel momento, Esquivel habló sin pelo en la lengua y se refirió también al senador Juan Carlos Galaverna, destacando que hay gente que pretende tapar el sol con un dedo, que no quiere que se lo involucre con el stronismo y Galaverna fue intendente de Ypacaraí elegido por Stroessner.

El exdirector de Correos reiteró que Marito “no solamente tiene olor, sino tufo a stronismo, porque que además posee el biberón stronista, el chupete stronista, el colegio, el mejor colegio de la época stronista, los cubiertos de oro que usaban eran stronistas. Pero por favor, ahora va a venir Calé a ocultar el gran secreto de Marito”, enfatizó.

Siguió diciendo, “aunque lo niegue Marito, lo goza”. Y sin dudas esas expresiones tienen valor, porque proviene de alguien que sigue activando en política como stronista, representando al sector que quedó fuera de juego con la caída de la dictadura.

Hay que recordar que los restos que quieren repatriar del dictador Alfredo se encuentran en Brasilia, donde murió a los 93 años en agosto de 2006.

Oportuno también agrega que cobijó a decenas de nazis en Paraguay.

Nunca se pudo precisar la fortuna que acumularon, entre el padre e hijos. En su momento, el abogado Mario Benítez Acuña estimó que la fortuna asciende a unos 5.000 millones de dólares (unos 3.772 millones de euros). Estimó también que hay grandes navieras, muchas fincas urbanas y rurales y muchas empresas bajo el nombre de los Stroessner, que ahora con Mario Abdo Benítez, como presidente, podrían ser totalmente “blanqueados”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Habilitan plataforma digital para la nueva convocatoria de BECAL

ASUNCIÓN.- El Sistema de Postulación a Instrumentos (SPI) se encuentra habilitado para registrar las postulaciones …