Miércoles , diciembre 13 2017
Inicio / Columnistas / Más perdido que petiso en desfile

Más perdido que petiso en desfile

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Hace unos días, el precandidato a gobernador de Central por el movimiento Colorado Añetete, Eduardo Petta, estuvo en un programa televisivo presentando su proyecto de gobierno departamental. Se pasó hablando de la seguridad vial, dejando entrever que se trata de su “caballito de batalla”.

Que alguien le avise a éste impresentable que la entidad donde se quiere ir es la Gobernación, no la Agencia Nacional de Tránsito y Seguridad Vial. Es evidente que “está más perdido que un petiso en desfile” o le traiciona su “eterna” aspiración de apoderarse de la Agencia.

De ahí justamente fue su obsesión por la Ley Nacional de Tránsito, impulsando un nuevo proyecto normativo, que logró se apruebe en el Senado, pero fue vetado por el presidente de la República, Horacio Cartes.

Sin dudas y según algunos comentarios antojadizos, se le truncó la posibilidad de manejar la Agencia y al mismo tiempo se esfumó un supuesto gran negocio que habría estado preparando para ejecutar en esa entidad.

Ante esa situación, estuvo a punto de quedarse sin el pan y sin la torta, porque al Parlamento ya no ingresaría ni por desgracia, pero para su fortuna Colorado Añetete no encontró quien se anime a precandidatarse para gobernador en Central por ese movimiento. Recurrió a Petta, total sería peor no tener nada y como éste senador está para aceptar la posibilidad de cualquier “caldito”, sin titubear aceptó y ahora está tratando de convencer a la gente que lo vote.

Pero por favor, que le compre quien no le conoce. El verdadero objetivo de Petta habría sido el posicionarse en la Agencia Nacional de Tránsito de Seguridad Vial para impulsar el sistema de radares en todas las rutas del país. Y ese proyecto sería cotizado en unos 50 millones de dólares. Si eso es verdad, se entiende su obsesión por la nueva ley de tránsito, porque es una persona que no disimula sus ganas de anteponer sus intereses particulares a los generales.

Basta observar sus antecedentes, especialmente cuando estuvo como director en la entonces Policía Caminera. Según un informe de la Contraloría, durante la gestión de Petta se habría perpetrado un robo que supera los 7.000 millones de guaraníes.

De acuerdo con los datos conocidos, en los documentos que Petta arrimó a la Contraloría para justificar cómo gastó el dinero de la Policía Caminera, faltan unos G. 7.200 millones. Nunca el hoy senador explicó que pasó con la plata, quién se quedó con esa fortuna.

Después, al salir de la Caminera, Petta y Miriam Arroquia fueron denunciados por lesión de confianza, estafa y cobro indebido de honorarios, tras descubrirse por los medios periodísticos que la mujer, recomendada por el legislador, tiene doble salario del erario público, uno en el Senado y otro en la Municipalidad de Asunción.

Pero importante es hacer un poco más de historia y seguir recordando las perlitas de este personaje. De Encarnación fue rajado de su cargo de fiscal por mal desempeño de funciones. De ahí corrió hacia Caazapá, donde ingresó como asesor de la Gobernación y tuvo que correr de vuelta.

Hasta que llegó la época de Fernando Lugo como presidente de la Republica y fue nombrado director de la Caminera. Se le ocurrió volver a Caazapá como tal y ahí sí ya fue “invitado cordialmente” a huevazos a abandonar la ciudad.

Y con respecto a la gestión de Eduardo Petta en la Caminera, solo se recuerdan sus payasadas, como aquel que montó con el mismo Fernando Lugo. Supuestamente lo multó por un adelantamiento indebido, sobre doble raya amarilla y la tenencia de licencia de conducir vencida.

De la Caminera también fue echado y habría pedido socorro al entonces intendente de Asunción, Arnaldo Samaniego, y éste le dio un “zoquetito”, como supuesto asesor de seguridad vial. De ahí, por algo absolutamente inexplicable llegó a ser senador, representando al Encuentro Nacional. Pero apenas se acomodó ya desempolvó su afiliación colorada y empezó a buscar en la ANR gente con quien hablar el mismo idioma y encontró en Mario Abdo Benítez, Juan Carlos Galaverna, Luis Alberto Castiglioni entre otros. Y en los últimos tiempos se agregaron al grupo Juan Afara, Óscar Tuma, Hugo Velázquez, por citar algunos.

Pero a pesar de conformar ese grupo, no se sabe realmente a qué partido representa. Pero si queda claro que es un gran exponente de la tilinguería y la ambición.

Hoy quiere ser gobernador de Central y es porque ya no tendrá cabida en ningún otro estamento, siendo rechazado en su propio pueblo, Encarnación. Entonces por favor Eduardo Petta, los ciudadanos del departamento Central no son de cuarta, así que puede volver por donde vino hacia el sur del país.

Commentarios

comentarios

Mira también

MSP da recomendaciones para la época veraniega

ASUNCIÓN.- Teniendo en cuenta que la época veraniega promueve el turismo a sitios de recreación, …