jueves , abril 2 2020
Inicio / Deportes / Muere por coronavirus Lorenzo Sanz, ex presidente del Real Madrid

Muere por coronavirus Lorenzo Sanz, ex presidente del Real Madrid

Fue presidente  entre 1995 y 2000 y su carrera en los despachos acabó empañada por varios casos judiciales. Tenía 76 años.

Lorenzo Sanz Mancebo fue un personaje de novela. De novela ‘blanca’. De novela negra. Emparedado entre el brillo palaciego que proporciona la presidencia del Real Madrid y la oscuridad suburbial de los juzgados, se movió con la familiaridad de la frecuencia en ambos escenarios contradictorios. Ha fallecido este sábado a causa del coronavirus en la Fundación Jiménez Díaz. Tenía 76 años.

Siempre equidistante de los brillos y las sombras de dos mundos opuestos socialmente, queda de él la imagen turbia de un hombre marcado por un origen humilde en una época difícil y el propósito de elevarse sobre él como fuera. Fue, en cierto modo, en las similitudes y las diferencias, el Jesús Gil del Real Madrid. Sin las apetencias políticas y la tosca avidez de notoriedad del soriano, puede presentar con el mismo orgullo y la misma vergüenza una panoplia de éxitos deportivos y de imputaciones judiciales.

Nacido en Madrid el 9 de agosto de 1943, el mayor de 10 hermanos, portero de fútbol en Tercera, debutante empresarial en una fábrica de papel pintado, ligado a la extrema derecha ideológica de Fuerza Nueva, a la que gestionaba la publicidad, fue presidente del Real Madrid entre 1995 y 2000. Entre Ramón Mendoza y Florentino Pérez. Tan poco parecidos entre sí, tan pocos parecidos al propio Sanz, aunque éste compartiera con el primero aficiones hípicas.

Fue precisamente en el Hipódromo de la Zarzuela donde Sanz conoció a Mendoza, quien, en 1985, lo incorporó en calidad de vocal a la Junta Directiva blanca. Más tarde lo elevó a la vicepresidencia. La dimisión de Mendoza en noviembre de 1995 hizo presidente a Sanz. En su primera temporada acometió una revolución. Contrató como entrenador a Fabio Capello y fichó a Illgner, Roberto Carlos, Panucci, Seedorf, Suker y Mijatovic, que formaron con Hierro, Redondo y Raúl el gran Real Madrid que, 32 años después, recuperó ‘su’ Copa de Europa, apuntándose la Séptima (1998). Y luego la Octava (2000), amén de la Liga 1996-97, la Supercopa de España de 1997 y la Intercontinental de 1998. La presidencia de Sanz también aportó a la sección de baloncesto una Liga y una Recopa de Europa.

Nadie puede en puridad negarle a Sanz esos logros, inscritos en la mejor historia del club. Pero sus problemas con la Justicia afectaban la imagen de la entidad. Y en las elecciones anticipadas de julio de 2000, enfocadas a llevarlo a presidir un Madrid centenario (2002), fue derrotado por un Florentino Pérez que exhibía un impoluto prestigio empresarial. Todavía Sanz se presentó a los comicios de 2004, donde sólo consiguió el 5,08% de los votos frente al 91% de Pérez. Su ciclo en el club había terminado para siempre de una manera abrupta.

Sanz había comenzado en 1998, a causa de una operación inmobiliaria sus dificultades con la Justicia. Desde esa fecha hasta 2018 fue imputado, y alguna vez también absuelto, por diversas estafas inmobiliarias y bancarias, y por contrabando de bienes culturales. En 2018 fue condenado a tres años de cárcel y una multa de 1,2 millones de euros por ocultación a Hacienda, “de forma intencionada” de casi seis millones de euros.

Dentro de sus zonas oscuras, pocas personas, por otra parte, con tanta, tan estrecha y tan sincera relación con el madridismo. Casado con María Luz Durán Muñoz, su hijo mayor, Lorenzo, fue dos años jugador de la plantilla de baloncesto y, otros dos, director técnico de la sección. El segundo, Francisco salió del Castilla, acabó en el Mallorca y presidió el Granada. El tercero, Fernando, casado con Ingrid Asensio, jugó cuatro años en el Madrid y siete en el Málaga, que presidió tras la adquisición del club por parte de la familia (hoy tiene responsabilidades en LaLiga). Su hija María Luz (‘Malula’), hermana mayor de Diana, está casada con Michel Salgado, 10 temporadas en el Madrid.

Con problemas renales, diabéticos y circulatorios, Lorenzo Sanz es otra de las víctimas de esta pesadilla común llamada coronavirus. Tras varios días ingresado en un estado muy grave (desde el pasado martes en la UCI), ha fallecido a los 76 años este sábado en Madrid.

Fuente: abc.es

Commentarios

comentarios

Mira también

Canadá, el primer país en bajarse de los Juegos Olímpicos de Tokio

OTTAWA. La representación de Canadá no tomará parte en los Juegos Olímpicos ni los Paralímpicos …