jueves , noviembre 14 2019
Inicio / Impreso / Párroco se une a secretaria sin abandonar sacerdocio

Párroco se une a secretaria sin abandonar sacerdocio

Foto. Ilustración.

El caso del cura “hot” de Hernandarias, Juan Carlos Cáceres Balbuena, es apenas una pizca en lo que refiere a escándalos sexuales protagonizados por sacerdotes incardinados en la Diócesis de Ciudad del Este, teniendo como principal encubridor al propio obispo, Mons. Guillermo Steckling. Estos curas apenas son trasladados a otras parroquias y en algunos casos son hasta ascendidos. Éste también sería el caso del padre Isidoro Pereira, quien, hasta enero pasado, ocupaba el cargo de curapárroco en la Parroquia San José, de la colonia Paranambú, distrito de Ñacunday (Alto Paraná). El sacerdote había manifestado durante una misa dominical, frente a la feligresía, que dejaría el sacerdocio porque se “juntaría con su secretaria”.

CIUDAD DEL ESTE.- Tras el escándalo ocasionado en esa localidad, el obispo de la Diócesis de Ciudad del Este, monseñor Guillermo Steckling, decidió trasladar al pa’i Isidoro Pereira a la Parroquia Nuestra Señora de Aparecida, en la ciudad de Los Cedrales, con el objetivo de mantenerlo en este sitio por un tiempo “hasta que se calmen las aguas”, según nuestra fuente.

Al parecer, una vez que se “olvidaron” del caso, Steckling finalmente lo nombra como vicario en la Parroquia San José Obrero de Nueva Esperanza. Esta serie de movidas episcopales se dieron en tan sólo cinco meses y en total sigilo por parte de la membrecía eclesiástica.

Para Steckling, el mejor remedio para los problemas sexuales que vienen presentando algunos de sus sacerdotes es reubicarlos en lugares en donde se los desconoce para que puedan tratar de sobrellevar el problema y no solucionar de raíz, como correspondería.

Que se hayan dado tres movidas a un solo sacerdote no es nada común. Y, aún más, llama la atención cuando estas movidas se dan de un extremo a otro del territorio regional como sucedió con el padre Isidoro.

De acuerdo a las expresiones del Papa Francisco; “el celibato sacerdotal no es un dogma de fe, es algo abierto”. Al parecer, muchos sacerdotes paraguayos entendieron a su conveniencia las palabras del Sumo Pontífice y creyeron conveniente “conquistar” a sus secretarias o sus feligresas, en una clara violación a los derechos canónicos con los que se rige la Iglesia Católica.

El Celibato se refiere al estado de aquellas personas que no se casan o que no tienen una pareja sexual. Un soltero puede ser llamado célibe, sin embargo, el concepto adquirió un sentido de opción de vida. Por lo general se entiende como célibe a aquel que no quiere casarse y prefiere la soltería de manera permanente. Este concepto, al parecer no fue muy bien aprendido por el padre Isidoro Pereira.

ANTECEDENTES

Isidoro Pereira fue el primer párroco de la nueva parroquia en Paranambú en el 2012. Este año declaró en el pulpito de esta parroquia sobre su amorío con su secretaria. De ahí fue trasladado a Los Cedrales, específicamente en la Parroquia Nuestra Señora de Aparecida.

Actualmente está como vicario en la Parroquia San José Obrero, Nueva Esperanza, junto al párroco Hugo Espínola.

Commentarios

comentarios

Mira también

“A la luz” con función solidaria especial

ASUNCIÓN.- Las risas son una buena excusa para disfrutar de la función solidaria de la …