domingo , septiembre 15 2019
Inicio / Mundo / ¿Por qué es tan importante el Amazonas?

¿Por qué es tan importante el Amazonas?

BRASIL.- Llamada usualmente “el pulmón del mundo”, la Amazonía es una región de récords. Se expande por 6,7 millones de kilómetros cuadrados a través de ocho países de Sudamérica; representa entre el 15% y 16% de la descarga fluvial total de los océanos del planeta; es el sistema de drenaje más grande del mundo en términos de volumen de flujo y el área de su cuenca; descarga 219.000 metros cúbicos de agua por segundo; es responsable del 20% del aire fresco que respiramos y 20% del agua dulce del mundo; impulsa los patrones climáticos y estabiliza el clima global; contiene entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono y sus bosques y suelo almacenan una décima parte de la biomasa de carbono de todo el mundo. Estos y otros tantos beneficios nos vienen a través de la Amazonía que hoy por hoy está en grave peligro.

La Amazonía es una región de récords. Además de ser llamada usualmente “el pulmón del mundo”, es hogar de una gran biodviersidad única en el mundo y el hogar de alrededor de 34 millones de personas en ocho países. Pero ahora el Amazonas está amenazado, entre otros, por los incendios forestales que han arrasado miles de hectáreas.

Entre las marcas que rompe la región en cuanto a diversidad, están las de tener el bosque lluvioso más grande del mundo, el río que descarga la mayor cantidad de agua al océano, la región que alberga la mayor cantidad de pueblos indígenas (más de 350), “muchos de ellos aún aislados”, dice el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF.

La Amazonía, dice Conservación Internacional, es “vital para la vida en la Tierra”.

Ubicada en Sudamérica, la Amazonía se expande por 6,7 millones de kilómetros cuadrados a través de ocho países de Sudamérica: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela, sin incluir kilómetros de ríos o áreas protegidas.

La Amazonía tiene una frontera de unos 11.000 kilómetros, casi cuatro veces más larga que la frontera entre Estados Unidos y México, dice esa organización en el reporte Amazonía Viva de 2016.

Este lugar es hogar de una de cada 10 especies de la biodiversidad conocida y sus ríos representan entre el 15% y 16% de la descarga fluvial total de los océanos del planeta, según WWF.

Allí se encuentra el río Amazonas, el sistema de drenaje más grande del mundo en términos del volumen de su flujo y el área de su cuenca, según Brittanica. Este río fluye por más de 6.600 kilómetros a través de Brasil y Perú, y partes significativas de Colombia, Ecuador y Bolivia, y una pequeña área de Venezuela.

Su caudal es el más grande del mundo, descargando 219.000 metros cúbicos de agua por segundo, según WWF.

El sistema fluvial de la Amazonía suministra energía hidroeléctrica a millones de personas y la región contiene el 20% del agua potable del planeta, según Amazon Watch.

La Amazonía es responsable del 20% del aire fresco que respiramos y del 20% del agua dulce que fluye del planeta; además es la selva tropical más grande del mundo impulsa los patrones climáticos y estabiliza el clima global, dice la organización sin fines de lucro Amazon Watch.

La Amazonía contiene entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono y sus bosques y suelo almacenan una décima parte de la biomasa de carbono de todo el mundo, según WWF. Este es el hogar de los “ríos voladores”.

“Miles de millones de toneladas de vapor de agua se liberan del bosque para crear ‘ríos voladores’ que nutren la agricultura en otros lugares del continente” e “influyen en los patrones de lluvia de las regiones central y sur de América del Sur” que benefician a más de 380 millones de habitantes, dice WWF.

“Este fenómeno sumado a la gran cantidad de agua que la cuenca aporta al océano, influye en el clima mundial y la circulación de las corrientes oceánicas”, agrega la organización.

Biodiversidad

Hasta la actualidad se han descubierto 40.000 especies de plantas, 1.300 especies de aves, más de 400 anfibios, 427 mamíferos, 378 reptiles, y alrededor de 3.000 peces de agua dulce, uno de ellos la famosa “piraña vegetariana”.

Desde 1999 los científicos han descrito al menos 2.200 especies nuevas en la región, según WWF.

Los vertebrados son solo una pequeña parte de la biodiversidad de la región: solo en la Amazonía brasileña los científicos han encontrado entre 96.660 y más de 100.000 especies de invertebrados.

Mamíferos como los bufeos, jaguares, los osos perezosos, los armadillos y los peculiares osos hormigueros viven en esta región. También está el delfín rosado, que según la tradición amazónica “una criatura mágica que a veces adopta forma humana y emerge del río para seducir a hombres y mujeres y conducirlos a su ciudad encantada, bajo el agua”, dice WWF.

También hay cocodrilos y caimanes; una variada cantidad de boas que para matar a su presa se enroscan a su alrededor y las sofocan. Al menos unas 20 especies de tortugas y al menos 427 especies de anfibios.

Y qué decir de las aves: se han identificado 1.300 especies de las cuales 28 son endémicas de la región y solo en la Amazonía peruana se han identificado 575 especies en un área de bosque tropical de 5.500 hectáreas, según WWF.

Comunidades indígenas

De su población total hay más de 350 grupos indígenas, donde al menos 60 grupos viven en aislamiento voluntario, dice el reporte de WWF.

La gran mayoría de los habitantes de la Amazonía viven en Brasil (70 %) y en Perú (11 %), y el 65% de la población vive en ciudades como Manaos (Brasil), Iquitos (Perú) y Belém (Brasil), que “tienen las tasas de crecimiento más altas en cada país”, dice el reporte Amazonía Viva de 2016.

Las amenazas

Crédito: Informe Amazonía Viva 2016, WWF.

La región tiene grandes amenazas entre las que se encuentran la expansión agrícola no sostenible, el desarrollo de infraestructura vial e industrias extractivas que “están destruyendo innecesariamente los bosques de la Amazonía”, dice Conservación Internacional.

Esas actividades humanas “ya han eliminado el 10% de la selva amazónica, un área cuyo tamaño es dos veces el tamaño de Texas”, agrega esa ONG.

Esta posición la comparte WWF que dice que las amenazas al Amazonas son resultado de “intereses y demandas asociadas con el desarrollo económico insostenible”.

“Una disputa por tierras y recursos ha abierto grandes áreas a la agricultura, ganadería y minería y se ha presentado una dramática escalada en la generación de energía hidroeléctrica”, dice el Fondo Mundial de la Naturaleza de 2016.

En agosto de 2019 los incendios forestales alertaron a la comunidad científica, pues la cantidad de incendios en la Amazonía brasileña era 80% mayor que el año anterior, lo que representa un desastre para el medio ambiente y la ecología locales y una situación “sin precedentes”, según expertos.

Organizaciones medioambientales dicen las políticas económicas del presidente de Brasil Jair Bolsonaro, que prometió explorar el potencial económico del Amazonas, ha alentado a los ganaderos, agricultores y madereros a explotar y quemar la selva como nunca antes con una sensación de impunidad.

Los incendios son “solo el síntoma más visible” de las políticas de Bolsonaro y “reflejan la irresponsabilidad del presidente”, dijo el Observatorio do Clima en un comunicado. Esa agencia ha sido perjudicada desde que Bolsonaro llegó al poder, con recortes presupuestarios por valor de 23 millones de dólares.

Los ambientalistas dicen que Bolsonaro ha relajado los controles ambientales en el país y alentar la deforestación.

Pero el presidente brasileño dice que la reciente ola de incendios en el Amazonas puede haber sido causada por organizaciones no gubernamentales para atraer críticas internacionales a su gobierno y que esas organizaciones “se sienten afectados por la falta de fondos”. Él los llama “incendios criminales”.

“El Amazonas es más grande que Europa. ¿Cómo combates incendios criminales en esta área? Porque son incendios criminales…”, dijo este jueves el presidente brasileño sobre los incendios en la Amazonía.

“Me piden que justifique lo que estoy diciendo. ¿Cómo? Si para eso hay que capturar en flagrancia a la persona que está provocando los incendios… las ONGs han perdido el dinero que venía de Noruega y Alemania para Brasil. Ahora están desempleados. ¿Qué hacen? Intentan tumbarme”, agregó.

Lo preocupante es que la Amazonía sigue enfrentando amenazas que de continuar, podrían afectar a la humanidad entera, alertó Conservación Internacional.

“La humanidad enfrenta la pérdida irrevocable de uno de los grandes puertos de la biodiversidad, el agua dulce y la resiliencia climática”, agregó la organización ambiental. “Los bosques por sí solos proporcionan el 30 por ciento de la solución al cambio climático”.

Información de CNN

Commentarios

comentarios

Mira también

Graves inundaciones en España, con tres muertos y daños catastróficos

MADRID. Las graves inundaciones del sureste español causadas por un fenómeno de gota fría han …