domingo , agosto 18 2019
Inicio / Impreso / Qué asco

Qué asco

Marilut Lluis O’Hara
Marilut Lluis O’Hara

La decisión de las fiscalas Yolanda y Nadine Portillo –no sé si son parientes pero deberían serlo-, de no procesar a Alberto Ramírez Zambonini y sí a sus secuaces por el caso de los planilleros en la Justicia Electoral, nos muestra de manera desembozada la cara más venal, sinvergüenza y corrupta de la Justicia paraguaya, porque nadie, pero absolutamente nadie, en su sano juicio y con un dedo de frente podría pensar que este sinvergüenza es inocente de alguna cosa, por más ínfima que fuere, que ocurra en la institución.

El caso tenía que ver con la existencia de todo un sistema montado para llenar de planilleros la Justicia Electoral y ni bien empezaron las denuncias, quedó claro que el maestro de orquesta era Ramírez, el miembro más antiguo del TSJE, en donde no se mueve una aguja sin su visto bueno, consentimiento y participación. En realidad, que la Fiscalía lo haya imputado no sorprendió a nadie ya que todos sabíamos que el modo de accionar del liberal fue, desde siempre, ofrecer cargos a los partidos para que los llenen con sus operadores políticos, que no trabajan por la institución sino que reciben un sueldo de ella mientras activan por sus verdaderos jefes, los políticos.

Claro que en el proceso también ha repartido sueldos –no cargos porque en realidad los que son beneficiados no trabajan- a amigos, amigos de los amigos, parientes y amigos de los parientes. O sea, hasta a Rita la cantaora, a cualquiera que se lo haya pedido, a veces solo diciéndole lo inteligente y capo que es (dudo mucho que alguien haya tenido el estómago para alabarle por su aspecto físico, aunque vaya uno a saber de qué están hechos algunos estómagos).

Pero con los operadores políticos de todos los partidos políticos lo que se asegura es que ningún diputado que pertenezca a esos grupos se atreva a pedir que se le haga un juicio político a pesar de que las pruebas por mal desempeño en sus funciones y varios otros delitos sean abrumadoras.

Pero las Portillo decidieron que no había “méritos” suficientes para procesar a Ramírez. ¿Méritos? ¿De qué méritos hablan? En cada rincón de la Justicia Electoral hay méritos para condenar al badulaque. Para colmo, sí procesan al amigo del tipo, Manuel Radice, y su parentela.

¿Qué es lo que piensan estas badulaques? ¿Que Radice solito, sin ser funcionario de la institución, decidió la contratación de su señora, su exseñora, su cuñada, su suegra y el negrito del Congo?

Ay basta por favor. Qué asco me dan estas tipas, las Portillo, y cualquiera que sea como ellas. Qué podrida de esta gentuza que llena espacios públicos y tiene el poder de decidir quién se salva y quién se condena, dependiendo del color de los billetes que tenga el sujeto en cuestión. No se cómo se atreven a salir a la calle o mirarse al espejo.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …