Sábado , julio 22 2017
Inicio / Columnistas / Riera presidente

Riera presidente

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: José Rojas.
Por: José Rojas.

La primicia. Todos los periodistas buscamos en algún momento o siempre sobresalir en este duro ambiente, muy competitivo. Nos ganamos algunos puntos importantes, y si conseguimos más de una pues pasamos al frente y somos seguros candidatos a espacios más importantes en esta carrera bastante breve; quizás tan corta que convierte al periodismo en una profesión bastante cruel; al menos para una buena parte de profesionales de la pluma que no supieron superar la calle. 

En este afán por conseguir la primicia a veces no nos damos cuenta que arriesgamos a empañar la gestión de un funcionario que fue nombrado. Es el caso de Enrique Riera Escudero. A esto se debe agregar que a veces se exagera en la función de contrapoder.

Asumo que además de Ministro de Educación y Ciencias es dirigente político y como tal deberá tener apetencias por llegar a la más encumbrada propuesta de esta carrera, el de la Presidencia de la República. También se debe asumir que es legítima esa aspiración, si existiera.

Haciendo esta aclaración planteo lo siguiente. Desde que asumió la cartera de Educación, los periodistas que lo entrevistan incluyen en su rutina: ‘Preguntar sobre su candidatura’. Lo hacen en privado o en público, como si a 24 horas de la última consulta sobre lo mismo vaya a cambiar el panorama.

Los rumores de sus supuestas pretensiones para la candidatura a la Presidencia de la República son falsos, lo dijo una y otra vez. Usó la fuerte influencia de su esposa para asegurar que no es candidato: “en mi casa no tengo permiso”.

De nada sirve, los periodistas, a veces se toman muy en serio aquello de obtener la noticia debajo de las piedras.

No es candidato, y harto de lo mismo debió elevar un poco la voz para que lo escuchen todos los reporteros y sus productores: “esta constante pregunta me está ocasionando trabas y problemas en mi gestión”. Y eso debe ser así porque varios otros iluminados que buscan que Cartes se fije en su curriculum, se dejan llevar por los titulares de los medios. Además, le obliga a utilizar más tiempo explicando en detalle que no está en campaña, más que atender los problemas de su cartera.

Los mismos periodistas que cubren las actividades de Educación son bien críticos a la gestión de Riera, y así debe ser, pero en sus ansias de llevar la primicia quizás actúan sin darse cuenta que están perjudicando la pretensión de Riera de separar la política de la Educación.

Ningún periodista valoró lo suficiente la actitud de Riera cuando estalló el caso de las mochilas con contenido político electoral en Ñeembucú. El ministro desautorizó al mismo presidente de su partido, hecho que otros tiempos equivalía a la proscripción política.

La prensa cuestionó siempre la intromisión de la política en la educación; sin embargo, los mismos medios se encargan de rebosar la tinta para crear un escenario y después responsabilizar al titular de la repartición.

Riera asume que su condición de dirigente podría crear esta expectativa y se adelantó a lo que se venía y de entrada se intentó disipar dudas porque la educación precisa de un timonel que busque la excelencia o dejar el terreno preparado para conseguirlo más adelante. No usar esta plataforma para ganarse votos; aunque este sea muy propio de la cultura política criolla; y Riera lo entendió así.

Siempre sonó su nombre como candidato potable si es que no prospera el proyecto de reelección del oficialismo colorado, pero también sonaron los nombres del ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite; de Hacienda, Santiago Peña, y otros más. Jamás hubo tan siquiera un indicio que alguno de ellos fuera el plan B de Cartes.

Los periodistas, cuasi compañeros de trabajo de Riera deberían ser los primeros en observar el trabajo que realiza el ministro, analizarlo y sacar algunas conclusiones, aunque no las publiquen será de suma importancia para determinar si realmente está jugando a ser el ungido o si realmente intenta recomponer la educación, la que quedó destrozada desde la gestión de Blanca Ovelar.

Commentarios

comentarios

Mira también

Gustavo Mandelburger, Diego Ocampos y Romina Ivaldi.

Organizan encuentro para directivos del sector ganadero

Se llevó a cabo la “Noche Regional”, el tradicional encuentro de confraternidad que ofrece el …