jueves , junio 20 2019
Inicio / Impreso / Se dio un gran retroceso, según Harms

Se dio un gran retroceso, según Harms

Walter Harms.

Aunque no tuvo valor jurídico, la decisión de los convencionales que se reunieron el sábado, de cambiar el estatuto partidario para volver a exigir un mínimo de 10 años de militancia para postularse a un cargo electivo, es un grave retroceso, puesto que con eso se cierra las puertas a los jóvenes, según el diputado Walter Harms, quien afirmó que la convención fue ilegítima porque se violaron varias normas.

ASUNCIÓN.- La intención de los convencionales de Colorado Añetete siempre fue modificar el reglamento interno, que en el 2012 había eliminado la militancia de 10 años para permitir la candidatura de Horacio Cartes. Esto es algo que el abdismo nunca se tragó y varias veces, la cúpula había manifestado la intención de realizar una convención extraordinaria para volver las cosas a lo de antes. Hasta esa modificación, la ANR era el único partido político que prohibía la candidatura de personas que no tuvieran una larga trayectoria interna, por lo que los outsiders estaban prohibidos.

Coincidiendo con el apoderado, Eduardo González, el diputado Harms dijo que el sábado fue un día triste para el partido, porque, sin importar que la convención no tenga valor, la decisión de los convencionales presentes, al aumentar de nuevo a 10 años la militancia para candidatarse a un cargo, “es un gran retroceso en la modernización del partido”.

“Con esta resolución se pretende volver a los viejos tiempos, donde el único requisito para ser candidato es ostentar una afiliación de mucho tiempo. Con esto demostramos que, lastimosamente, no entendemos lo que busca la ciudadanía”, lamentó Harms. Y tiene razón, ya que con esta disposición, los jóvenes tendrán las puertas cerradas para postularse a algún cargo electivo por la ANR, y seguirán siendo los viejos políticos, con figuras bastante gastadas y sin la más mínima confianza de la ciudadanía.

Dentro de un plazo de 10 días, la Junta de Gobierno tiene que confirmar o rechazar lo resuelto el sábado, que implica que para postularse a la Presidencia y Vicepresidencia de la República, los candidatos deben tener 10 años de afiliación; para el Senado y Diputados, 5 años; y para la Intendencia, 3 años. Si lo rechaza, deberá convocarse a otra convención para volver a tratar el tema.

Al afirmar que la convención del sábado fue ilegal, Harms recordó que no se siguieron los protocolos que exige el estatuto, partiendo desde la misma convocatoria, porque ni siquiera se publicó el edicto que exige la norma, en los medios de prensa de mayor circulación.

Para colmo, añadió que está preocupado porque es casi seguro que Honor Colorado judicializará los resultados del encuentro y eso hace que “se avizore de vuelta un conflicto o una crisis en el partido” porque está “casi seguro” que la resolución tomada por la convención pasará a instancias judiciales.

CONVENCIÓN FUE  “MAU” POR VIOLAR LOS ESTATUTOS

La convocatoria: De acuerdo al estatuto partidario, para convocar a una convención hay que publicar un edicto, durante 30 días, en los diarios de mayor circulación. Los convencionales cumplieron este requisito para el intento de convención del 8 de marzo, pero no para la del sábado 23, con el argumento de que era el segundo llamado de aquella, pero eso no se mencionó en el edicto.

Las invitaciones: Siempre de acuerdo al estatuto, cada convencional habilitado deberá recibir telegrama colacionado en su domicilio, convocándolo a asistir a la convención. Esto no se hizo. Los organizadores simplemente dijeron por los medios que habrían de realizar el encuentro.

Las acreditaciones: El único órgano que puede certificar las acreditaciones de los convencionales que asisten es el Tribunal Electoral Partidario (TEP), que ni siquiera fue informado de la realización del evento del sábado. En su lugar, se contrató a escribanos públicos, lo cual, categóricamente, implica una abierta violación al estatuto.

La presidencia de la convención: Solamente el presidente de la ANR o alguno de los 3 vicepresidentes puede presidir una convención partidaria, por lo menos hasta que se elija a alguno de los convencionales para hacerlo. El sábado, presidió un convencional desde el comienzo, algo imposible, por más que sea un viceministro del Ejecutivo. Además, teniendo en cuenta que uno de los vicepresidentes pertenece al movimiento, Luis Castiglioni, se hubiera recurrido a él.

Las mayorías: El estatuto se remite al reglamento de la Cámara de Diputados y la Constitución en lo que se trata de las mayorías, y establece diferencia entre mayoría de dos tercios (de los presentes) y mayoría absoluta de dos tercios (del total de miembros). Para modificar un artículo del estatuto se requiere mayoría absoluta de dos tercios, lo cual no se cumplió en el encuentro del sábado, en donde se necesitaban 748 convencionales, pero solo fueron acreditados 641 de ellos.

Fuente: Dr. Eduardo González.

Commentarios

comentarios

Mira también

Aprueban reglamentación de pérdida de investidura, en Diputados

ASUNCIÓN.-  La Cámara Baja aprobó el proyecto de ley de pérdida de investidura, quedando finalmente sancionado …