Lunes , diciembre 10 2018
Inicio / Impreso / Sindulfo Blanco, culpable

Sindulfo Blanco, culpable

Juicio político al ministro de la Corte, Sindulfo Blanco.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Tres semanas antes de su jubilación, el ministro Sindulfo Blanco fue declarado culpable de varios delitos, vía juicio político, y separado del cargo por el Senado. Uno de los fiscales acusadores, la diputada Kattya González, lo señaló como “el rostro de la corrupción” en el Poder Judicial. El abogado Jorge Bogarín intentó desmentir las acusaciones, pero su intento no prosperó.

ASUNCIÓN.-  En su último día, el juicio se dividió en tres sesiones extraordinarias. En la primera, la del análisis de las pruebas presentadas, duró pocos minutos, ya que a propuesta de Georgia Arrúa, de Patria Querida, todas las pruebas arrimadas fueron admitidas. De manera inmediata se inició la sesión en la que las partes presentaron sus alegatos finales, y fue la primera vez que se escuchó la fundamentación de los 3 fiscales acusadores elegidos por la Cámara de Diputados, puesto que la presentación de la acusación se hizo en el 2016, y de ese entonces solamente permaneció el colorado Ramón Romero Roa.

Fue precisamente Romero Roa el que inició la exposición final de la acusación, quien respondió a la defensa de Blanco, que había cuestionado varios puntos del juicio, diciendo que “es un proceso de juicio político especial, con procedimiento especial, basado en la legitimidad popular que cada miembro tiene como facultad para resolver asuntos de esta naturaleza. Ratificamos que el Senado tiene la absoluta facultad de resolver toda la conclusión de este proceso político”.

A su vez, Kattya González pidió la condena del ministro Blanco, de quien dijo que “un símbolo de lo que no se necesita en la Corte Suprema de Justicia, de la inequidad, la corrupción, el manoseo, la justicia torcida, que en lugar de respetar el Estado de Derecho implementó un sistema de mercantilismo judicial, un sistema de chequera”.

Luego fue desmintiendo, punto por punto, los argumentos de la defensa y añadió que “me hubiese gustado poder mirar a la cara a Sindulfo Blanco, que respete la investidura de la Cámara de Senadores y venga a dar la cara, a sostener su inocencia mirando de frente a la ciudadanía paraguaya. No lo ha hecho porque ese es el símbolo de los cobardes”.

La condena a Blanco tuvo que aguardar 4 años, desde que la Cámara de Diputados aprobó el libelo acusatorio en su contra, al igual que en contra de sus colegas César Garay y Óscar Bajac, quien logró jubilarse el año pasado sin ser juzgado por el Senado. Justamente esto es lo que se intentó evitar en el caso de Blanco, que debía haberse jubilado en diciembre. Ahora, deja el cargo por una condena de la Cámara de Senadores. Ahora, le toca el turno a Garay.

Commentarios

comentarios

Mira también

Andrea Fernández, embajadora del Coaching Internacional.

Brindaron por el Primer Simposio Internacional de Coaching en Paraguay

El primer Simposio Internacional de Coaching tuvo lugar en el Hotel Sheraton de Asunción. Durante …