Impresionante el agua sobre la Avda. San Martín, en las inmediaciones de Mariscal López.
Inicio / Impreso / Asunción, entre la desidia y la ineptitud de Ferreiro

Asunción, entre la desidia y la ineptitud de Ferreiro

La desidia de la municipalidad de Asunción y la ineptitud del intendente Mario Ferreiro, hicieron que el tránsito cotidiano por las calles de nuestra capital se convierta en una verdadera pesadilla. Y como si esa situación fuera poca, el suceso del vienes fue terrible, calles anegadas, vehículos arrastrados y el tráfico colapsado, se constituyeron en el resumen del temporal.

ASUNCIÓN.- Actualmente circular por las calles de nuestra capital, especialmente en hora pico, es solamente para conductores con mucha paciencia. Por donde sea se encuentran con largas congestiones, con el tráfico colapsado.

A más de los baches, que hacen intransitables las diversas arterias, parece que la municipalidad hace ex profeso, las pocas avenidas de circulación rápida son casi bloqueadas, por lo menos en media calzada, con obras que se realizan paralelamente.

General Artigas, en la zona comprendida entre Brasilia y Venezuela se utiliza una calzada en pésimo estado. España estuvo también un tiempo bloqueado por obra en las inmediaciones de General Santos. En la Avda. Mariscal López se procede a la colocación del pavimento de hormigón hidráulico, desde General Aquino a General Santos, primero y ahora frente al club Olimpia.

En tanto Eusebio Ayala y la Avda. Fernando de la Mora están muy deteriorados. De ahí que circular por todas las mencionadas avenidas, es una tortura, verdadera pesadilla. Se debe agregar que es casi imposible utilizar las calles alternativas, porque no son puestas en condiciones y ni hablar de las calles de las periferias, están como bombardeadas.

Total desidia de la municipalidad y una muestra de la más absoluta ineptitud del intendente Mario Ferreiro, que al parecer aún cree que está en proselitismo, prometiendo soluciones a los problemas.

Y a esa terrible situación de nuestra ciudad capital se debe agregar las inundaciones, que dejan calles abnegadas y el insoslayable diluvio del pasado viernes.

Dejó una cantidad de agua caída, que causó destrozos y pánico. Los sumideros no dieron abasto y desbordaron, así como los arroyos, por lo que se produjeron impresionantes raudales.

Si los sumideros no dieron abasto, también está la responsabilidad de las autoridades de la municipalidad, porque aquellos no podían recibir todas las aguas de las lluvias.

Varias fueron las zonas críticas, como Villa Morra, donde decenas de vehículos fueron arrastrados. En el cruce de la avenida Choferes del Chaco y Carmen Soler, en la esquina de Radio Ñandutí, también fueron arrastrados de todo y varios otros lugares.

Commentarios

comentarios

Mira también

Hacienda buscará modo de neutralizar problemático presupuesto, afirman

ASUNCIÓN. El ministro de Hacienda Oscar Llamosas señaló que vetar total o parcialmente el Presupuesto …