martes , agosto 4 2020
Inicio / Impreso / Entre el “marketing” y las “vendettas”, políticos ni huelen la crisis económica

Entre el “marketing” y las “vendettas”, políticos ni huelen la crisis económica

Sede del Congreso Nacional.

La política paraguaya gira en torno al “marketing” de las autoridades, para intentar construir una buena imagen,  y las “vendettas” en el Congreso, para ganar posiciones y hacerle perder fuerza a los adversarios. Sin embargo, los problemas que más afectan a los paraguayos, como la crisis económica que se agrava, cuyo peor capítulo está escribiéndose en CDE, no son capaces de dimensionar, menos aún de combatir con medidas concretas.

ASUNCIÓN.- Se siente en la calle que el país está sin rumbo, no hay dinero circulante, negocios y grandes empresas que se cierran por quiebra y una sensación de angustia del ciudadano común que ve como todo hace agua, incluida su lucha por lograr, apenas, la supervivencia.

Y no es que no tengamos gobierno ni haya autoridades, porque estas aparecen a cada rato en los medios, en actos oficiales, haciendo pomposas declaraciones de todos los maravillosos planes que están pensando implementar para solucionar los problemas y hacer que Paraguay sea de primer mundo, y no de quinto como en este momento. Y nadie les cree pero salen tan producidos en los diarios, que hasta podrían despertar simpatía si no fuera porque no engañan a nadie.

Hasta los más recalcitrantes opositores que tuvo Horacio Cartes no tienen más remedio que reconocer ahora que “había sido” que estábamos muy bien y que las cosas, a nivel gubernamental, funcionaban como reloj, a pesar de todos los palos que se pusieron a la rueda, por parte de quienes hoy están en el gobierno y durante los 5 años anteriores se dedicaron a atacar a mansalva, sin planificar absolutamente nada para cuando ellos se convirtieran en poder.

La cosa está tan mal que la mejor prueba, en este momento, es la situación de Ciudad del Este, la hasta hace poco pujante capital del Alto Paraná, en donde el nivel de recaudación era tan alto que casi igualaba a la capital del país. Sin embargo, hoy cunde la desesperación, a tal punto que los comerciantes locales tuvieron que recurrir al BCP para pedir su intermediación con el Brasil. Algunos dirán que las disposiciones del vecino país no son culpa de nuestro gobierno, pero eso es recurrir a una excusa fácil, ya que la falta de previsiones por parte del Ejecutivo es lo que hace que los demás países nos vean como un barco sin capitán y ajusten la tuerca, consiguiendo mayores ventajas para ellos y perjuicios para nosotros.

Pero esto no termina allí, ya que en el Congreso, que tiene en su poder leyes fundamentales que podrían contribuir a cambiar en algo la historia, están más ocupados en temas que les consiguen la satisfacción de las vendettas políticas, persiguiendo a sus rivales y protegiendo a los de su chiquero.

En síntesis, el gobierno y el Congreso están metidos en lo suyo, dedicados a sus intereses, mientras los que resultamos perjudicados somos los ciudadanos “comunes”, que no tenemos sueldo de 30 millones ni cupos de combustible, ni seguro o jubilación VIP, sino que debemos bregar por llegar a fin de mes con un salario mínimo –para los que tienen suerte de recibirlo- que dista mucho de los millonarios salarios que tienen los gobernantes.

Commentarios

comentarios

Mira también

Merienda escolar: Fiscalía allana empresa creada por Friedmann para “adueñarse” de las licitaciones

ASUNCIÓN.- El Ministerio Público allanó este lunes la sede de la empresa Eventos y Servicios …