Inicio / Impreso / Los escraches o la sinrazón de la política

Los escraches o la sinrazón de la política

ASUNCIÓN.- Durante todo el tiempo que duró el conflicto por el proyecto de enmienda, quienes tuvieron la osadía de mostrarse de acuerdo con él como vía válida para modificar la Constitución, fueron escrachados física y virtualmente por una turba enardecida que perdió toda capacidad de reflexionar, entregándose al manoseo de políticos de barricada que lo único que querían era defender sus intereses personales y no tuvieron ningún empacho en erigirse como los grandes defensores de la democracia y la constitucionalidad.

El escrache, que hasta hace poco era considerado un mecanismo válido para que una ciudadanía que no encontraba soluciones en los órganos jurisdiccionales hicieran saber su sentir, se convirtió en un arma retorcida y en un elemento de acoso y amedrentamiento, utilizada por quienes no tienen propuestas concretas y que buscan la forma de imponer su minoría en contra de los intereses nacionales.

Lo peor de todo esto es que aunque ya desapareció del escenario el motivo que les impulsaba a escrachar a políticos, magistrados y periodistas, no tienen intención de deponer las armas y terminar con estas innecesarias agresiones. Aún con la enmienda desinflada, hay un amplio sector que sigue pensando que era un mecanismo válido para modificar la Constitución y permitir la reelección. Y tienen tanto derecho como los otros a manifestar su opinión, aunque los violentos no se lo hayan permitido.

Commentarios

comentarios

Mira también

Agentes penitenciarios apoyan a supuesto abusador y a directora del Buen Pastor

ASUNCIÓN. Un grupo de agentes penitenciarios del Buen Pastor dio su apoyo esta mañana al …